Terapia

Las horas más oscuras de un magnate en caída

Harvey Weinstein sigue en terapia y enfrenta una demanda

Harvey Weinstein
Harvey Weinstein. Foto: AFP

A varios meses de que se destapara la olla de los abusos y maltratos de Harvey Weinstein a buena parte de las mujeres con las que ha trabajado, el magnate del cine estadounidense continúa bajo tratamiento, al igual que el actor Kevin Spacey, quien también fue señalado en medio de una ola de denuncias que recayó sobre actores, productores y directores.

Según un informe presentado el lunes por la edición central de Telemundo, tanto Weinstein como Spacey están en la segunda fase de su tratamiento, después de haber estado más de dos meses internados en la clínica de The Meadows, en el desierto de Sedona (Arizona). El primero ingresó en octubre, y el segundo en noviembre.

En esta nueva fase, ambos pueden entrar y salir de la clínica con libertad, aunque deben presentarse a diario para realizar varias horas de terapia. Además, no pueden mantener relaciones sexuales.

Sin embargo, según el informe de Telemundo, Weinstein no se está tomando "muy en serio" el tratamiento, ya que llega tarde a las sesiones, se niega a dejar su celular —que es uno de los requisitos del lugar—, e insiste en que se ha montado una conspiración a su alrededor. Al mismo tiempo, cambia de residencia con frecuencia para evitar de los paparazzi y de los curiosos que siguen sus pasos.

Spacey, por su parte, está cumpliendo con lo que se le pide, y ya que no se conoce su lugar de residencia en Arizona, se especula con que podría estar viviendo en la casa del director de la clínica.

Detalles

El tratamiento

En su sitio web, The Meadows se presenta como "el centro más confiable para tratamiento de adicciones", y se asegura que desde hace 40 años es el mejor centro de rehabilitación de drogas de Arizona y de Estados Unidos. Allí se tratan diferentes problemas emocionales y de salud mental, adicciones de varios tipos (al alcohol, las drogas, el juego, el amor, los medicamentos, el sexo o el trabajo).

Por el nivel de aislamiento que tiene y de confiabilidad, las estrellas suelen elegir este lugar para recuperarse de sus afecciones.

El tratamiento en el que están Weinstein y Spacey implica sesiones de terapia y prácticas de yoga, tai chi, equinoterapia y expresión artística, con un costo de entre 37.000 y 58.000 dólares mensuales.

Las terapias son individuales y colectivas, y además de hacer distintos ejercicios espirituales, se trabaja fuertemente con la alimentación.

Presente

Nueva demanda para Weinstein

Mientras tanto, se supo que el fiscal general de Nueva York, Eric T. Schneiderman, demandó a Harvey Weinstein, a su hermano Robert y a la compañía de ambos, así como al consejo administrativo de esta.

La demanda señala que la empresa no cuidó a sus empleadas mujeres ante posibles acosos sexuales y que se violó el código de derechos civiles neoyorquino, afirmaciones que surgen de las entrevistas realizadas a varias empleadas de la empresa. 

"De manera repetida y persistente se trataba a las empleadas mujeres de manera menos considerada que a los empleados hombres mediante el acoso, el abuso o la discriminación en el ámbito de trabajo", asegura el documento de más de 30 páginas, que insiste en que las mujeres denunciaban los abusos, desde Recursos Humanos se las ignoraba, y luego se hacían acuerdos de confidencialidad para mantener todo en silencio.

La demanda detalla que la empresa se encargaba de que "un grupo de mujeres empleadas tuviera como trabajo primordial el acompañar a Harvey Weinstein a los eventos para facilitarle sus conquistas sexuales", y que "una miembro de ese séquito debió volar desde Londres hasta Nueva York para enseñarles a las asistentes de Harvey Weinstein cómo debían vestirse y qué aroma debían tener para resultarles más atractivas" a él.

Del informe también se desprende que los choferes de la compañía Weinstein debían tener siempre preservativos e inyecciones para la disfunción eréctil, en caso de que Harvey necesitara alguna de las dos cosas; y que se le ofrecían buenas oportunidades laborales a actrices jóvenes, si ellas accedían a cualquier pedido por parte del empresario.

Con esta demanda, la venta de la compañía Weinstein —que estaba en negociaciones— queda en suspenso.

"Cualquier venta de The Weinstein Company", asegura el fiscal en un comunicado, "debe asegurar que las víctimas serán compensadas, que los empleados contarán con protección futura y que ni los que cometieron los abusos ni los que los facilitaron se enriquecerán de forma injusta”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)