COLUMNA FARANDULERA

La hora de la otra Kardashian

Khloé Kardashian viene a reclamar su momento de protagonismo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Khloe Kardashian. Foto: EME

Para hacer memoria, las Kardashian son varias. Sin dudas la más conocida es Kim, por si no la ubican es la que se casó con el rapero Kanye West. Hasta ahí todo el mundo pasa el test. Claro que el clan no termina con ella, ya que hay dos chicas más.

Una es Kourtney, la más pequeña en estatura de las hijas de Robert Kardashian (famosos por haber sido uno de los defensores de O.J. Simpson), casada hace una década con Scott Disick, un chico al que le importa mucho la apariencia, como se ve en su reality. A la chica no le va mal, abrió una tienda de ropa y desde entonces no ha parado de crecer como empresaria. Claro que los millones de la familia ayudaron a que la chica se lanzara a la pileta sin pensar en las deudas.

Teniendo en cuenta que son tres las chicas, la que falta es Khloé, quien ha tenido un perfil bastante más bajo que sus mediáticas hermanas. Se casó con un jugador de básquetbol y la cosa no resultó tan especial como pensó. ya que el chico terminó tumbado en un burdel con varias copas de más y sustancias impropias para un jugador profesional. Igual la chica se mantuvo a su lado.

Si bien Khloé estuvo un poco acomplejada por su físico (es más rellenita que sus hermanas, por lo que se sometió a una estricta dieta), fueron sus curvas las que la dirigieron a una mina de oro. Es que la chica se dedicó a crear unos jeans que se ajustaran a sus curvas, cosas que al parecer, no lograba con otras marcas y modelos.

Y el éxito fue instantáneo, en un solo día, su empresa facturó un millón de dólares. Nada mal para unos vaqueros que prometen calzar bien a las mujeres rellenas. Y como los talles llegan hasta el número 60, se espera que nadie diga que no logra entrar en los jeans de la nueva empresaria Kardashian.

Así, la chica que estaba a las sombras de sus hermanas ha tomado las riendas de su propia vida y también de su empresa, convirtiéndose en una mujer exitosa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados