Obituario

Homero Rodríguez Tabeira, un hombre que repartió profesionalismo, simpatía y suerte

A los 84 años falleció el dueño de una de las voces más caracteristicas de los medios en Uruguay

Homero Rodríguez Tabeira
Homero Rodríguez Tabeira, una voz que marcó a varias generaciones

Su “Ca-ra-va-na” de voz gravísima es uno de los signos que identifican a una generación. Lo mismo su conducción de Martini Pregunta. O, para promociones más recientes, su sobriedad simpática para conducir las expectativas de un país en el sorteo del Cinco de Oro. Fue así que Homero Rodríguez Tabeira, o sea el “Flaco” Tabeira, fue acompañando desde la radio y la televisión, los últimos 50 años de la vida de los uruguayos. Murió el lunes a los 84 años, después de un tiempo de lidiar con achaques de la salud.

Su padre era fotógrafo y su madre maestra en Rocha, un lugar en el mundo del que se sentía orgulloso y al que siguió ligado buena parte de su vida. Vino a Montevideo a estudiar para bancario pero se volcó hacia Bellas Artes donde estudió con Edgardo Ribeiro; su amor por el arte lo acompañaría toda la vida. Hacía imitaciones para sus compañeros y eso le dio su primera oportunidad en la radio. Primero fue a Radio Ariel y después, se instaló en radio Centenario donde empezó como relator de radioteatros, y aprendió, confesó alguna vez a hacer tonalidades con su voz. Sus primeras locuciones habían sido en las calles de Rocha a través de un altoparlante.

Homero Rodríguez Tabeira
Homero Rodríguez Tabeira en sus primeros años en la radiofonía

Era altísimo (medía 1,96) y calzaba 48, un dato que le gustaba repetir en las entrevistas. Sus áreas de trabajo fueron varias y en todas tuvo éxitos: fue locutor, conductor de radio y televisión, publicista, empresario y hombre de familia.

“Lo voy a recordar cocinando y pintando: eran las dos cosas que más le gustaba hacer en la vida”, dijo ayer en el sepelio, su hija, la periodista Daina Rodríguez. “Era un padre muy presente”.

“Vivió y disfrutó de sus hijos, de sus nietos, de los viajes con Mireya, y fue un excelente profesional”, lo recordó la comunicadora Mónica Willengton, quien solía sustituirlo en la conducción de El sorteo de cinco de oro.

En Radio Centenario (o sea, CX 36) compartió horas de trabajo con gente como Raimundo Soto, Julio César Castro y su gran amigo Alfredo Zitarrosa. Fue él, quien impulsó al por entonces locutor a volcarse a la canción y luego sería su representante y el anfitrión de la rueda de prensa de Zitarrosa cuando volvió a Uruguay. Por esa participación estuvo demorado por la dictadura.

Su mayor éxito radial fue Caravana (el título lo sugirió Soto), un programa que desde 1959, entre otras emisoras estuvo en radio Centenario, CX 22 (a la que el propio Rodríguez Tabeira bautizó Universal), en CX 30 y, en su último ciclo, en Metrópolis FM.

Homero Rodríguez Tabeira
Homero Rodríguez Tabeira conduciendo "Las tres tareas de la buena voluntad"

Además fundó Emisora del Palacio, que estaba en el 93.9 del dial, y que, durante mucho tiempo fue una de las tres radios de frecuencia modulada que emitían en Uruguay. Fue allí, preparando los textos de las tandas, que alguien le vio pasta de publicista: fue el creador de varios eslóganes importantes.

Blanco y de Rocha trabajó en varias campañas para Carlos Julio Pereyra, quien había sido su profesor de Historia. Y fue uno de los fundadores de la Asociación de Locutores Profesionales del Uruguay, la ALPU.

En otras de sus facetas conocidas fue propietario de Caravana, una discoteca (“la primera del Río de la Plata”, dijo alguna vez) y restaurante que fue el símbolo de La Paloma durante varias décadas. Allí recibió a grandes de la música, viviendo en primera persona el furor de la bossa nova a mediados de la década de 1960. Funcionó hasta 2001, cuando debió cerrarla por algún conflicto por los terrenos en los que estaba instalada. Siempre lamentó que se haya tenido que cerrar.

Pero la gran popularidad le llegó a través de la televisión. En la década de 1980 condujo, Martini Pregunta, el programa de preguntas y respuestas en el que empezó conduciendo un segmento (el sorteo de “el barcito”) y terminó sustituyendo a su conductor original, Jorge Mullins. Solía contar lo nervioso que se ponía por los participantes y como, para tranquilizarse combinaba persignarse (aunque se reconocía un católico no practicante) y un Plidex.

Homero Rodríguez Tabeira
Homero Rodríguez Tabeira conduciendo "El sorteo del cinco de oro"

Su trabajo más permanente en televisión, sin embargo, fue como anfitrión del 5 de oro, una tarea que realizó durante casi 27 años y de la que se despidió en cámara el 4 de diciembre de 2016. Repartió suerte a miles de uruguayos, una tarea que lo ponía orgulloso.

“Lo voy a recordar como un excelente profesional y muy buen compañero”, contó ayer a El País, Willengton. “A él le preocupaba mucho cómo hablamos, cómo habla la gente. Cómo hablan los comunicadores más jóvenes y decía, te das cuenta. Porque si bien tenia un estilo anticuado, eso es así, es real, lo que decía tenía toda la razón del mundo: como comunicadores tenemos que tener una responsabilidad con la comunidad, y tenemos que hablar bien. Siempre se quejaba de eso”.

Rodríguez Tabeira —quien ayer fue despedido por familiares, amigos y colegas de todos los rubros que transitó— fue una de las voces inolvidables de los medios en Uruguay. Y una presencia constante durante más de medio siglo de ideas exitosas, simpatía, ética de trabajo y una dicción perfecta. Y encima repartió suerte a un montón de uruguayos. De ese material siempre están hechos los personajes que no se olvidan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)