un lío gigante

La historia de Bal y Vélez no llega al final todavía

Varias personas interfieren en la escandalosa separación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los tortolitos. Foto: Gerardo Viercovich

No está claro que el amor se haya terminado acá, que haya empezado alguna vez o que en realidad, el escándalo le haya ganado a todo. Pero hace más de una semana que sólo se habla del triste final de la pareja que conformaban Federico Bal y Bárbara Vélez, o al revés, y de sus acusaciones cruzadas de violencia doméstica.

La historia básicamente es que Vélez dice que Bal era violento, que lo fue siempre pero que ella no se daba cuenta, y que hace poco la “zamarreó” y la agredió, y le dejó unos moretones que luego, cuando se fue a hacer una producción para una revista en poca ropa, le tuvieron que maquillar.

Bal dice que en realidad Vélez está un poco trastornada, que le ha destrozado toda la casa y que lo ha celado tanto que ha llegado hasta a encerrarlo en el dormitorio.

Entre los dos han acaparado la atención de los abogados, la prensa farandulera y la gente que la consume, pero también de un montón de personas que han decidido intervenir, a favor de uno u otro, en este escándalo que parece de película.

Por un lado han participado las madres. Carmen Barbieri, madre de Bal, ha dicho que la su exnuera quiso incendiarle la casa a su hijo. Nazarena Vélez, madre de Barbarita, le mandó una carta muy sentida a su niña.

Ahora salió a hablar Daniel Agostini, ex de Nazarena (pero no padre de de Barbie), y dijo: “en vez de ir a la Justicia, tendrían que haber ido a una terapia de pareja”. Qué necesidad de meter la cucharita en esto.

Y ahora también se sumó al relajo Juana Repetto, quien aseguró que dejó de vincularse con Federico Bal, que era su amigo, porque Bárbara era extremadamente celosa.

¿Quién estará diciendo la verdad? La situación ahora está en manos de la Justicia, que por lo pronto comprobó con peritajes que Vélez tenía marcas de agresiones en su cuerpo. El problema es que esta bola de nieve no para de crecer, de agregar información cada vez más desagradable, y termina haciendo de un asunto serio una discusión trivial que es más mediática que otra cosa.

¿Qué culpa tuvo Laura Fernández?

Cuando trascendió que Federico Bal y Barbie Vélez se habían separado otra vez, se señaló a la bailarina Laura Fernández, novia de Federico Hoppe, como tercera en discordia.

“No tengo ni tuve ningún affaire o encuentro amoroso con Fede Bal. No puedo creer las cosas que se están diciendo”, dijo la chica en Intrusos en el espectáculo, mientras por otro lado se dice que Hoppe descubrió una infidelidad y le contrató, cual película de Hollywood, un detective privado.

Bal y Fernández, campeones del concurso el año pasado, este año volverán a estar en pista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)