Romance

La historia de amor de Jennifer López y Ben Affleck que ahora se da otra oportunidad

Ayer se publicaron fotos de la pareja a los besos en un restaurant, retomando una relación que se había terminado hace 17 años 

Ben Affleck y Jennifer Lopez. Foto: La Nación / GDA.
Ben Affleck y Jennifer Lopez. Foto: La Nación / GDA.

En tiempos así de desesperantes siempre aparece una noticia que dan un poco de esperanza y que confirman aquello de que el amor siempre es más fuerte.

Ayer, por ejemplo se publicó una foto de Jennifer López besándose con Ben Affleck; la pareja había estado comprometida para casarse en 2003.

López viene de separarse del exjugador de béisbol Alex Rodríguez, una circunstancia que Affleck había aprovechado, en el buen sentido de la palabra, para acercarse a ella. Affleck venía de terminar su relación con la actriz española, Ana de Armas.

Eso hizo, como es costumbre, que empezaran las especulaciones que ayer parecieron concretarse.

Por lo menos según lo cuenta la revista estadounidense People —siempre atenta a esta clase de acontecimientos— que cita una fuente anónima que explicó que ambos actores “se tomaron de las manos debajo de la mesa” y “se besaron” durante la cena en uno de los restaurantes japoneses más populares en Malibú, California.

A la cena de se unieron los dos gemelos de 13 años de López y la hermana de la artista, Lynda López, para celebrar su cumpleaños.

“Jen y Ben se sentaron uno al lado del otro y fueron muy cariñosos. Se tomaron de las manos debajo de la mesa”, dijo la fuente.

En mayo, Affleck y López, a quienes juntos se les conoce por el apócope Bennifer (a este regreso ya se lo bautizó Bennifer 2.0), se fueron juntos a la estación de esquí Yellowstone Club en Montana, donde pasaron una semana.

Allí fueron fotografiados juntos en un auto. Affleck, de 48 años, iba manejando mientras que Lopez, de 51, se encontraba en el asiento del acompañante. Luego se los vio bajando de un avión privado en Los Ángeles, y caminando tomados de las manos.

López y Affleck se conocieron en 2002 durante el rodaje de la olvidable Gigli y el flechazo fue instantáneo. Fueron solo dos años de amor, pero muy intensos, en donde los paparazzi los persiguieron a sol y sombra para retratar cada paso que daba Bennifer.

Un año después de oficializar la relación y mientras JLo esperaba que saliera el divorcio con su exmarido, el bailarín Cris Judd, las estrellas se comprometieron y comenzaron a planificar la boda. “Mi relación con Jennifer Lopez resultó ser esa historia sensacionalista en el momento en que ese negocio crecía exponencialmente”, reflexionaba él hace unos meses al recordar el noviazgo, que en parte se desgastó debido al acoso mediático.

La boda, que iba a ser en septiembre de 2003 en Santa Bárbara, terminó posponiéndose unos días antes y cambiando su fecha para un año más tarde. “Cuando nos vimos considerando seriamente contratar a tres ‘falsas novias’ separadas en tres lugares diferentes, nos dimos cuenta de que algo andaba mal”, contaron entonces. Y agregaron: “Empezábamos a notar que el espíritu de lo que iba a ser el día más feliz de nuestras vidas estaba en riesgo”. En enero de 2004 el representante de ella anuncio públicamente que la relación había llegado a su fin y que el casamiento estaba oficialmente cancelado. Pero este punto final de la pareja no acabó con el torbellino mediático a su alrededor porque las versiones de infidelidad por parte de él adquirieron gran protagonismo por esa época.

“No estaba en control de mi vida. Creí que quería ciertas cosas, pero lo cierto es que no, me sentía perdido, sofocado, miserable y asqueado”, comentó Affleck en su momento, culpando a la prensa por el final de su historia de amor. “Sentí que había perdido todo. Me cuestioné por qué debía seguir en la industria, mi relación se destruyó delante de todo el mundo y me costó volver a pararme”, explicó ella, por su parte.

A fines de 2004, J Lo se casó con Marc Anthony; y en 2005, él haría lo mismo con Jennifer Garner. Los dos tuvieron hijos de esas duraderas relaciones: ella a los mellizos Max y Emme, de 13 años, y él a Violet, 15, Seraphina, 12, y Samuel, 9. Pero los matrimonios de ambos también terminaron: ella se divorció en 2014 y él en 2018.

Con el correr del tiempo, las heridas fueron sanando y entre ambos nació una gran amistad, que no ocultaron nunca. ”Es una persona muy verdadera, me mantengo en contacto con ella periódicamente y siento un enorme respeto”, expresó el actor hace unos años.

A comienzos de 2021, ya separada la cantante se instaló temporalmente en la República Dominicana para grabar una película y fue en ese momento en que el actor comenzó a escribirle e-mails, según revelo el sitio TMZ.

Fue en febrero pasado que ambos iniciaron un intercambio de correos electrónicos regularmente, los cuales con el correr del tiempo comenzaron a ser cada vez menos amistosos y más románticos. Según diferentes medios norteamericanos, es en este contacto que hay que buscar el comienzo del acercamiento entre los actores, que ahora parece más acelerado de lo que realmente fue.

Y así, una historia de amor parece ir hacia su segundo intento. ¿Hay alguna noticia más reconfortante que esa?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados