columna farandulera

Gwen Stefani, víctima de otra niñera

Las niñeras parecen ser las villanas del momento en el mundo de la farándula. De eso habla y opina nuestra columnista Antonia Ríos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gwen Stefani, con novedades esta semana.

Se supone que no hay mujer más dulce y buena en el mundo que una niñera. Aquella persona a la que le confiamos a nuestros hijos, las llaves de nuestra casa y el contacto directo con todas nuestras pertenencias... ¿Pero nuestros maridos?

Por suerte a mí nunca me pasó, porque siempre me encargué de criar a mis hijos sola y mi esposo nunca pasó mucho tiempo en casa. Pero las famosas están sufriendo por las niñeras, las nuevas villanas del momento.

A lo mejor no se acuerdan pero una de las primeras en advertirnos que las mujeres que entraban a nuestras casas podían ser peligrosas, fue Andrea Ghidone. Hace más de un año ya, a la vedette uruguaya le robaron la casa y una de las implicadas fue la chica que básicamente crió a su hija. ¡Qué terrible! Es difícil seguir después de una cosa así.

Más acá en el tiempo hemos hablado de Ben Affleck y el desplante que le hizo a su mujer, la linda Jennifer Garner. Ahora dice que están juntos y tratando de mirar adelante, pero la prensa internacional aseguró que el galán tuvo una aventura con la babysitter de sus tres pequeños. Otro más.

Como si fuera poco, a esa misma niñera se la acusó de haber roto el matrimonio de Gisele Bundchen y Tom Brady.

Ahora la nueva víctima de una niñera es Gwen Stefani. Yo me pregunto: ¿cómo alguien puede serle infiel a esa mujer tan hermosa? No se puede creer.

Mindy Mann se llama la villana de esta historia: vivía en la casa de la cantante, mantenía una relación con el esposo Gavin Rossdale, y además le copiaba todos los looks.

Mis colegas del hemisferio norte investigaron y descubrieron que la niñera usaba todo lo que usaba su entonces jefa. ¡Pero si hasta miedo da! ¡Qué obsesión querida mía!

La pobre Gwen encontró fotos de su empleada sin ropa en el iPad familiar, y enfrentó esta situación con valentía. Pero las niñeras están fuera de control así que famosas: abran bien sus ojos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados