COLUMNA FARANDULERA

Griselda Siciliani y los elogios a su ex, Adrián Suar

La actriz argentina no para de tirarle flores al padre de su hija.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Griselda Siciliani, impactante en rojo para los Martín Fierro 2016. Foto: @grisici

Me acuerdo la primera vez que vi a Griselda Siciliani en televisión, en una teleserie en la que trabajaba Adrián Suar con Nicolás Cabré y ella hacía de secretaria, y su personaje tenía una voz de pito muy graciosa. Ah, ahí me enamoré de ella (de ella como artista, aclaro para que nadie se confunda), no sólo por lo preciosa que es sino por lo carismática y talentosa. Y empecé a seguirle los pasos.

Me sorprendió cuando un poco después se puso de novia con Suar, que no sé qué tanto tiene de galán, pero bueno, pensé que si ella estaba feliz yo me alegraba. Además, tengo que decirlo, Araceli González nunca fue santa de mi devoción. Ojo, no la conozco personalmente y no tengo problemas con ella, pero me parece que como actriz deja mucho que desear. ¡Incluso ahora! No es bueno lo que hace en Los ricos no piden permiso, quiero decir.

Lo que hace Griseldita sí, todo es bueno. Las noches de frío que me aguanté hasta tarde para ver a Farsantes, que era medio bocasucia pero ella estaba genial. El año pasado fui a verla a El Galpón cuando vino con Sputza! y confirmé todo mi gusto por ella. Es hermosa.

Y como si fuera poco, ¡es buena gente! Porque desde que se separó de Adrián Suar no ha hecho más que hablar bien de él, incluso cuando decían que estaba seduciendo a Lali Espósito (yo no creo, porque Lali es una nena). Siempre lo apoyó y ahora de nuevo, en una entrevista en el canal Magazine.

Dijo Griselda: “a Adrián lo veo hermoso. Yo lo adoro a él, es el papá de mi hija, y lo voy a adorar siempre”. ¿Pueden creer que sea así? Y mientras hacía zapping escuché los disparates que dijo la novieta de ahora de Maradona de la anterior, un nivel de discusión que me dio vergüenza ajena.

No importa, yo elijo creer que todas son como Griselda, porque esas son las celebridades que me gustan: buenas de corazón o enojadas pero con criterio, y sin necesidad de andar ensuciando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados