"Gran hermano" y una fórmula que ya quedó vieja

Con desnudos y polémicas, el reality argentino está de vuelta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Puede conducir Gran Hermano después de dos años

Esta semana se estrenó en Argentina, otra vez, una nueva edición de Gran Hermano. Aunque parece ya un formato agotadísimo, que perdió el factor sorpresa de las primeras ediciones y está condenado a ser una maraña de escándalos, romances y peleas, Jorge Rial volvió a ponerse al frente de un reality show que, como las últimas veces, no se verá en la televisión abierta uruguaya.

“Tienen que jugarse desde el primer minuto”, avisó Rial en la gala de estreno (que fue el miércoles), y los participantes le hicieron caso. Apenas entraron, una chica llamada Macarena Pérez se quitó la remera y ya todos los televidentes pudieron verla semidesnuda. Otro, Dante Sendik, se presentó como nudista adelantando que los argentinos podrán ver bastante de su cuerpo.

Pérez, además, es exnovia de Leonardo Fariña, el “valijero” de la ruta del dinero K. Porque en eso también cambió (y perdió) Gran Hermano: ahora la mayoría de los concursantes tienen un antecedente que los vuelve un poquito “famosos”.

Está, por ejemplo, una hermana de Mauro Icardi que no tiene buena relación con Wanda Nara. Hay un cordobés que tuvo un hijo con la prima de “El Potro” Rodrigo, un exnovio de Lizy Tagliani, una mujer casada -pero en crisis- con un exguardaespaldas de Ricardo Fort, una exnovia de Ciro Martínez (el de Ciro y los Persas)... Antes, Gran Hermano funcionaba como una catapulta de mediáticos; de ahí salieron Silvina Luna, Ximena Capristo y su marido, Marianela Mirra (quien dicen fue la amante de Rial, nada menos), entre otros. Pero ahora es más bien una reunión de aspirantes a figuras de la farándula que ya vienen sabiendo que cuanta más piel muestren, más provoquen y más se animen, más lugar tendrán en la prensa.

En las últimas ediciones, el reality bajó el rating y no estuvo a la altura de las primeras. Pero evidentemente a alguien en la televisión argentina le sigue pareciendo interesante tener 24 horas cámaras sobre unos muchachos encerrados en una casa, sin hacer nada. Como novedad, ya pasó.

Sin embargo, América vuelve a jugarse y, como si fuera poco, deja libertad para que las reglas del “concurso” vayan cambiándose con el tiempo, para tener infinitas posibilidades para sacarle el provecho a esta experiencia que ha sido el reality por excelencia, pero que se ha vuelto aburrida.

Uruguaya que se hizo un lugarcito

Gran Hermano sirvió para que Camila Rajchman, la exvocalista de Rombai, pueda dar sus primeros pasos en los medios. La rubia debutó como panelista en el programa satélite de este reality, El debate (que conduce Pamela David) opinando moderadamente de las cosas que pasan adentro de la casa, y los potenciales escándalos. El debate va todos los días por América, y es lo primero que hace Rajchman, ahora radicada en Buenos Aires, vinculado a la tele.

Evidentemente, la popularidad de las bandas ha dado resultado, ya que los cantantes de Márama y Rombai estarán en ShowMatch, por ejemplo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)