Perfil

Graham Norton, el anfitrión que hace sentir muy cómodas a las estrellas de Hollywood

Conduce su propio show que en Uruguay se ve a través de Film & Arts, y en el que entrevista con empatía y picardía a los nombres más importantes del espectáculo; comenzó como actor y es escritor

Graham Norton
Graham Norton. Foto: AFP

Graham Norton ha sido un referente del entretenimiento británico durante tanto tiempo que es difícil imaginarlo haciendo otra cosa. Presentador de programas de entrevistas, conductor de radio, anfitrión del Festival de la Canción de Eurovisión, juez de RuPaul’s Drag Race UK, es conocido por ser rápido, empático e indignante, y por disfrutar de una buena anécdota picante.

Lo demuestra en su propio programa El show de Graham Norton, que en Uruguay se ve a través de Film & Arts.

Pero Norton también es autor de tres novelas, y es una sorpresa descubrir cuán tranquilo y comedido es y lo lejos que está de su extravagante personalidad pública. Su último libro Home Stretch, que comienza en una comunidad irlandesa muy unida en 1987, es su novela más personal.

El libro trata sobre cómo las dolorosas consecuencias de un solo incidente pueden extenderse en el futuro, pero también trata sobre huir de su hogar porque no siente que pertenece allí, como Norton lo hizo cuando dejó Irlanda a principios de la década de 1980. Y se trata de cómo es volver mucho más tarde, cuando tanto usted como el lugar se han transformado por completo.

Aunque también es dueño de varias propiedades en Inglaterra y Nueva York, Norton ha pasado muchos meses en la casa en la costa sur de Irlanda que compró hace unos 15 años, no lejos de donde viven su madre y su hermana.

Hablando a través de video, Norton es tan juguetón y enérgico como lo es en la televisión. Respondió a las preguntas con franqueza y sinceridad, pero demostró experiencia en el arte de la desviación personal. (No hablaba de sus arreglos domésticos excepto para sugerir, alegremente, que tiene una vida social activa. “No me siento solo; digámoslo de esa manera”, dijo).

El personaje principal de Home Stretch, Connor Hayes, soporta una doble carga: la responsabilidad de un horrible accidente automovilístico que mató a tres personas y su condición de hombre gay en una época en la que la homosexualidad en Irlanda era tanto un pecado como un crimen. Se trasladó a Inglaterra y finalmente a Nueva York, pasando a formar parte de la gran diáspora irlandesa. Cuando regresa años después, los hilos del libro comienzan a entretejerse en una historia de cambio y crecimiento.

Norton nació Graham Walker; Norton es su nombre artístico. Al igual que Connor, se crió como homosexual en una pequeña ciudad, en su caso, Bandon, en el condado de Cork, y se escapó cuando era joven, volando a Estados Unidos con 200 libras y un plan incierto para mudarse a Los Ángeles. Pero su boleto de ómnibus de una semana de viaje ilimitado se agotó cuando llegó a San Francisco, y vivió durante un tiempo en una comuna hippie y finalmente se dirigió a Londres. Su sexualidad era tan evidente que nunca tuvo que salir del armario.

Sus padres, dijo, estaban aliviados de que estuviera seguro en su nueva vida. “Esto que les preocupaba había sucedido”, dijo, “y el mundo no se había acabado, y la vida seguía”.

En 1991, Norton tuvo un gran éxito en una comedia de drag queen, Mother Teresa of Calcutta’s Grand Farewell Tour en el Festival Fringe de Edimburgo. Siguieron papeles, espacios de radio y temporadas de presentador de televisión y en 1998 fue el presentador de un programa de entrevistas subidas de tono.

Allí había juguetes sexuales; llamadas telefónicas excéntricas; confesiones de la audiencia. En un programa, él y Cher llamaron al propietario de un sitio web de fetichistas de globos, quien los educó sobre las innumerables posibilidades eróticas de los globos. Una vez, Dolly Parton apareció con un chaleco de cuero y una corbata. “Me vestí como un muchacho para vos”, le dijo.

Tras la formalidad enlatada de los talk shows estadounidenses, es un placer ver fragmentos de los programas de Norton a lo largo de los años, incluso si la versión actual es menos obscena. (Sin embargo, los invitados aún pueden decir malas palabras y contar historias sucias). Norton se sienta en una silla y los invitados se apiñan en un sofá rojo, a menudo charlando entre ellos tanto como con el anfitrión. Norton sabe cuándo hablar, pero también cuándo callar.

“Es muy intuitivo acerca de su audiencia y tiene mucha empatía con sus invitados”, dijo Graham Stuart, quien ha estado trabajando con Norton desde sus primeros días en televisión y es el director gerente de So Television, su productora. “Se formó como actor, y cuando aparecen los artistas, sienten que están con alguien que no está tratando de hablar de sí mismo o demostrar que es más divertido que ellos”.

“Esto es lo más divertido que me ha pasado en un programa de entrevistas”, dijo el actor Matt Damon durante un episodio memorable de 2014 en el que él, Bill Murray y Hugh Bonneville, llegando directamente del estreno de su película Operación monumento, se dedicaron a beber grandes cantidades de champagne y divertirse.

Es que, incluso los veteranos de Hollywood parecen considerar el espectáculo como un lugar para soltarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados