ENTREVISTA

Florencia Pasquet: "Estoy en un período de stand by en mi vida"

La uruguaya que triunfó en Got Talent España regresó al país por la pandemia. Critica la "hegemonía" cultural del Frente Amplio.

Florencia Pasquet.
Florencia Pasquet.

—En marzo estabas en España. Ibas a sumarse a un crucero como cantante y todo cambió con la pandemia.

—Así es. Estaba en Barcelona ensayando porque me sumaba como artista a un crucero de la compañía MSC. El barco, con una capacidad para 5.000 pasajeros y un teatro con 1.000 butacas, se estrenaba con este viaje: partía de Lisboa y recorría los países nórdicos. Era algo alucinante. Sin embargo, con el avance de la pandemia todo quedó congelado. Cuando dieron toque de queda en Barcelona, hablé con mi familia en Uruguay y estuvimos de acuerdo en que lo mejor era volver a mi país. Y aquí estoy.

—Había audicionado para ese crucero, ¿qué tan difícil fue acceder?

—Muy difícil. Varias veces había audicionando y no había sido seleccionada. Porque las pruebas son muy exigentes: hay que conocer idiomas y cantar distintas canciones y géneros porque los shows son variados. Así que una vez que quedé, no lo podía creer. El mes pasado me preguntaron si podía embarcar en otro crucero pero tampoco salió con el rebrote en Europa. Así que habrá que esperar. Se supone que el mes que viene comienzan a vacunar en España. Esperemos a ver cómo responde la gente para volver a la normalidad.

—¿Cómo te estás tomando estos días de impasse?

—Yo estaba viviendo allá y trabajando mucho. Cuando volví, al principio me alegré de volver a ver a la familia y los amigos. Después pasé por una etapa de desorientación. Se decía que iba a durar poco y sin embargo, te das cuenta que la pandemia no dura poco. En un momento me deprimí y me vino la ansiedad de todo el mundo. Fue muy injusto sentir eso también cuando hay gente que no tiene para comer y yo estaba preocupada por no actuar.

Florencia Pasquet
Florencia Pasquet en Got Talent de España. Foto: Difusión

—¿Cuál es la perspectiva de ahora en más?

-Todo depende de la pandemia. No sé cuándo podré regresar a trabajar normalmente. Si bien acá doy algunos shows, con los protocolos y estoy dando clases atravieso por un período de stand by en mi vida. Trato de estar lo mejor posible.

—¿Cúando te habías ido a Europa?

—Me fui en 2018 a estudiar un master de actuación ante la cámara en Madrid. Ahí conseguí varios trabajos mientras estudiaba. Luego hice la temporada de verano y empecé a trabajar en una compañía de shows musicales a lo largo de España. Estuve en Málaga y en Alicante. En ese momento hice el casting de Got talent y cuando quedé, tocaba en bandas de covers en Madrid. Para el poco tiempo que estuve, tenía mucho trabajo. Got talent me dio mucha visibilidad.

—¿Qué valoración hacés de esa experiencia en Got talent España?

-Alucinante. En la primera instancia obtuve el pase de oro y luego, interpreté una canción menos conocida que a mí me gustaba. A algunos jurados les gustó y a otros no. Pero ¿cómo medirlo? Para mí fue de lo más importante que hice en mi carrera. Estaba con 40 músicos en escena: fue increíble. Además, mi madre pudo ir a verme y tuve mucho apoyo. España es un país grande pero conseguí como 100.000 votos. Para mí gané ese día. Hice lo que quise y lo que pude. Quedé muy feliz. Además, usé un vestido azul por Uruguay.

—Tenías un show previsto para fines de noviembre y pasó para marzo...

—Sí. Estaremos en el Teatro Metro. Es un show de clásicos de Brodway. Estaremos con María Noel Taranto, Nicolás Martínez, Agustina Giovio y la orquesta de Raúl Medina. Es como para introducir a los espectadores a un mundo un poco desconocido, empezando por las cosas más conocidas. Hice también varias presentaciones en el Teatro La Colmena y se ha llenado siempre. A veces me pregunto si la gente no consume teatro musical o no se entera.

—¿Has visto el Got talent uruguayo?


—Sí, vi un montón de números. Hay mucho talento, lo cual no me sorprende. Impresiona que Uruguay tenga tanta cantidad de gente talentosa. Cuando vas a una reunión, siempre hay alguien que canta bien y otro que toca la guitarra. Me gusta el programa, me emociona que haya una instancia así para que la gente se muestre. Conocí gente muy talentosa que no conocía y también vi brillar a amigos en el programa. Ojalá se repita una y otra vez. Y que más gente se anime a ir. Yo me he presentado acá a millones de castings, lo que me ha fogueado mucho para mis actuaciones afuera. Pero esto hace bien. Hay que salir un poco del cascarón y animarse.

—A menudo se critica al jurado en cuanto a si están calificados o no para dar una devolución profesional. ¿Cuál es tu visión?

—En España, es igual porque el formato es el mismo. Buscan el mismo perfil de jurado. Está el bueno, la mala... está la que es media buena, media mala pero su característica es ser más hot. Está todo estudiado: son perfiles marketineros. En todos lados está el malo, el mala onda. Ese jurado que si da el visto bueno, entonces estuvo genial. Funciona así. El tema es como se toma uno lo que te dicen extraños. Yo no conozco a Isabel Pantajo, por ejemplo, pero es una gran figura de la música española y mundial. No es lo mismo lo que te diga ella que una persona que no se dedica a la música y que no entiende nada. Y solo forma parte de un show. Siempre que voy a estos programas tengo que tener presente que hay gente que sabe y gente que no. Pero no voy a que esas personas me digan lo que valgo o lo que no. Voy a mostrar lo que yo ya sé que vale. Si gusta, emociona y llega, mucho mejor.

Florencia Pasquet
Florencia Pasquet.

—El año pasado, con las elecciones, estuvo muy presente la asociación entre la cultura y la izquierda. En tu caso, que provenís del Partido Colorado, ¿te has sentido perjudicada en algún momento?

—Yo provengo del Batllismo que es la primera izquierda. Lo que no soy es del Frente Amplio. Hablemos en los términos de los libros de historia. Soy de izquierda, no soy frenteamplista. Me he visto muchas veces perjudicada, lo que no es novedad. Pasa que nadie lo dice porque eso hace que te saquen más posibilidades de trabajo de las pocas que ya tenías. La hegemonía cultural del Frente Amplio hace que muchos tengamos que callarnos la boca para poder trabajar. A mí me han cerrado puertas. Ha pasado también con actores que pusieron en una lista negra, como se filtró en una conversación hace poco. Eso le pasa a los artistas que no somos del Frente Amplio. Con eso lidiamos. Me parece lamentable que se le dé una oportunidad o no a alguien por su pensamiento político, cuando es un pensamiento respetuoso y democrático. La verdad que me parece de índole fascista que no te dejen trabajar por eso. Pero pasó, pasa y seguirá pasando. Algunos nos animamos a decirlo. Entiendo a los que no lo dicen porque ellos viven de la música o el teatro. La cantidad de mensajes de colegas que tengo que me dicen: “Ojalá yo pudiera decirlo”.

—¿Cómo se materializa esa especie de discriminación política?

—Cuando no te convocan o ves que siempre quedan las mismas personas. Se trata en general de artistas identificados con el MPP. Esos siempre trabajan. Yo lo he sentido tomando clases. En cursos de actuación me pasó que me digan: “A ver, que pase al frente la hija de”. Cuando saben mi apellido, ya está todo mal. Es muy gracioso porque en realidad pensamos distinto solo en algunas cosas. Son tantos los prejuicios y las etiquetas que en este momento dividen que a veces pasamos por alto la realidad. Y la realidad es que cuando dos uruguayos se ponen a conversar, tienen muchos más puntos de encuentro que diferencias. Ojalá veamos eso y dejemos de pelearnos entre nosotros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error