MIRÁ EL VIDEO

La dura infancia de Soledad Silveyra: "Mi madre quiso matar a mi hermano"

La actriz reveló el episodio más oscuro que le tocó vivir cuando era niña.

Soledad Silveyra
Solita Silveyra. Foto: Leonardo Mainé

“Pasen al punto de encuentro los que tuvieron que superar duras pruebas en su infancia o adolescencia”, lanzó Andy Kusnetzoff este sábado en PH, Podemos Hablar. Casi sin dudarlo, Soledad Silveyra y Flavio Mendoza dieron un paso al frente y asombraron al resto de los invitados con una historia familiar inesperada.

“Cuando uno tiene una infancia que no está contenida, que su mamá se quiere suicidar todo el tiempo es muy difícil soportar el dolor del otro y la imposibilidad. Es un dolor que te marca de por vida, por mucho psicoanálisis que uno haga”, confesó la actriz y abrió la puerta a una infancia triste y dolorosa. 

Silveyra contó con lujo de detalles cómo era convivir con una madre con impulsos suicidas. “Desde que nací sufrí esto. A los seis años fui sola a la Cruz Azul porque se había lastimado. No me dieron bolilla, así que volví y le hice el torniquete a mamá. He pasado miles”, recordó angustiada.

Sin embargo, el momento más impactante de la noche fue cuando habló de la difícil relación entre su madre y su hermano, ya que ella no aceptaba la homosexualidad de su hijo. “La historia de mi hermano y mamá es muy fuerte. Mi madre lo quiso matar, es así. Mi hermano pego un salto, ella sintió que tal vez lo había matado, dio vuelta el arma y se mató ella”, relató ante el asombro del resto de los invitados.

“Por eso soy tan feliz cuando los jóvenes pueden expresarse con lo que quieren hacer con su sexualidad. Eso me parece una gloria. Mi mamá no aceptaba la homosexualidad de mi hermano. Por eso estoy profundamente agradecida a la vida por este cambio que se produjo”, remató.

Su discurso motivó a Flavio Mendoza a compartir su propia experiencia. “Mi mamá era una persona muy nerviosa y violenta con nosotros, nos pegaba mucho. Agarraba un palo y nos pegaba con eso. Al punto de que un mal golpe podría haber sido fatal”, reveló.

Si bien aclaró que pudo perdonar a su madre con el tiempo, advirtió que no quiere repetir la historia con su hijo Dionisio. “Cuando venía papá era todo color de rosa, pero cuando se iba ella nos pegaba de una forma demencial. Después de grande cambio, pero en esa época era muy difícil. Ahora que tengo a mi hijo, dije: ‘No voy a repetir lo de mi vieja’. Yo no quiero eso para mí ni para mi hijo. Antes eran otras épocas, no te enseñaban a ser feliz. Yo la perdone, creo que uno es el que tiene que cambiar”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados