MIRá EL VIDEO

Dueña de la peluquería Amor Mío da mensaje de no violencia y se abre polémica

Catalina Ferrand recibió a la estilista que vivió momentos de alta tensión tras haber sido una de las rehenes de la toma de su peluquería. Contó de las "armas espirituales" que buscó emplear para "dar vuelta" las intenciones del agresor. En redes, algunos la criticaron y ella respondió. 

Mònica Fernàndez
Mònica Fernàndez

La estilista Mónica Fernández, propietaria de Amor Mío, fue invitada al ciclo Acá te quiero ver (VTV), donde dio un mensaje de no violencia y de "empatía" con el victimario que el jueves pasado irrumpió en su peluquería, tomando como rehenes a ella y a varias clientas con el objetivo de recomponer la relación con su expareja, una de las empleadas del local.  

"Del momento violento que estamos viviendo somos todos responsables como sociedad. No podemos estar ajenos. Si yo digo "bueno, a este tipo hay que matarlo". "O esa chiquilina se lo merecía, porque lo engañó". Ese mensaje es violento. Y si yo me estoy sintiendo violenta, ¿cómo puedo pretender que otras personas con menos contención o en situación más vulnerable no tengan violencia?. Si queremos cambiar el país, necesitamos cambiar nosotros", dijo la estilista.  

En diálogo con Catalina Ferrand y el resto del equipo, Fernández contó que sintió empatía con el agresor.

"Puedo sentir empatía por esta alma que se sintió abandonada y quizás lo único que conocía como respuesta era la violencia. Eso fue lo que fue hacer. Y esta chiquilina que fue abandonada por su familia y a los 13 años encontró refugio en él. No podemos pedirle que salga fácilmente de él cuando era lo único que tenía. Hay que sentir empatía y ponerse en el lugar del otro", añadió.

Yanina Kesman le mostró su admiración frente al pensamiento luego de las imágenes que circularon en redes del atraco, con el agresor amenazando a los rehenes y a la expareja con un revólver.

"Yo sabía que no era un delincuente. Había tenido conversaciones con él para no llegar a la situación en la que llegó. Era un chico inestable porque se sintió abandonado. Si su entorno, lo hubiera contenido de otra forma, quizás no hubiera llegado a este punto", comentó la estilista.

Fernández reveló que empleó el recurso de la meditación para poder evitar una parálisis por miedo y buscó dialogar con el agresor hasta que logró hacerlo.  

"El momento más violento de él fue cuando llegó la policía porque quería que se fueran", comentó. "Lo único que quería era hablar con su mujer. Su intención era hablar con ella y eventualmente matarla y matarse", dijo. 

Pero luego de dos horas y media de conversación con la joven y de diálogo con el mediador de la policía, el agresor comenzó a "bajar su nivel de violencia".

La situación comenzó a descomprimirse, según el relato de Fernández, y dejó salir a algunos de los rehenes hasta que finalmente se entregó, con la condición de ser recluido en Punta de Rieles.

"¿Te dan ganas de verlo nuevamente?", le preguntó Ferrand. Y la estilista no dudó en responder. "Sí. Y voy a cumplir mi promesa. Yo le prometí que lo iba a ayudar".  

Críticas.

El testimonio de Fernández despertó algunas críticas en las redes sociales y la estilista recogió el guante.

"Inevitable recibir críticas cuando uno se anima a hablar mostrando otra realidad...desde “Síndrome de Estocolmo” hasta que necesito publicidad...cada uno refleja en mí sus propias miserias. También y me reconforta saber que somos muchos los que entendimos que el camino es por otro lado y me han hecho sentir que de una forma u otra lograron conectar con mi mensaje. Sentí la necesidad de enviar un mensaje de amor y compasión para que todo lo que vivimos no sea en vano. Hoy doy vuelta la página", escribió en su muro de Facebook.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados