reclamo

El drama de Ariel Pérez con sus vecinos, la marihuana y José Mujica

El comunicador se quejó del humo de cannabis que emana del apartamento lindero al suyo y que termina afectándolo a él. A través de un sentido descargo en redes, responsalibizó al exmandatario por una legalización  "sin control", "ni normas de convivencia". 

Ariel Pérez
José Mujica y Ariel Pérez

"Al momento de escribir esto, me siento un poco mareado y con cierto malestar estomacal", comienza un duro descargo que Pérez compartió en sus redes sociales y que se titula "Gracias Pepe Mujica". 

Ariel Pérez no aguantó más y decidió expresarse en sus redes sociales. El conductor de Café Express (Oldies FM) tiene un serio problema de vecindad: la pareja que vive  en el apartamento lindero suele fumar marihuana e inundan el pasillo con humo, lo que provoca efectos en la salud del comunicador. 

En el texto, el conductor detalla la relación de sus vecinos con el cannabis, que se fue intensificando luego de que durante el gobierno del expresidente se legalizara su consumo con fines recreativos. "Para estar en onda con la sociedad que vivimos", escribe. 

"Ya le son insuficientes los gramos de la farmacia y se le suman otros vaya a saber de donde, en alguna ocasión han tenido problemas de vecindad porque ya comenzaron a probar otras sustancias mas fuertes teniendo en cuenta que la marihuana ya no les pega como antes", continúa. 

Pérez responsabiliza directamente a Mujica por "incentivar" el consumo de la droga y de la ausencia de un organismo que recepcione una denuncia de convivencia por "humo molesto". 

"Me dan ganas de hablarle a Pepe Mujica y decirle gracias Pepe, gracias por el daño que nos está haciendo la ley que impulsaste a quienes no consumimos, a quienes no tenemos el dinero para comprar una chacra y tenemos que vivir en un espacio donde estas rodeados de vecinos sin normas claras porque el estado no me protege de sus decisiones de consumo y tengo que aguantarlas porque una cosa así no hay donde quejarse", asegura. 

Lee el descargo completo


Al momento de escribir esto, me siento un poco mareado y con cierto malestar estomacal, hoy como muchas veces al volver a casa me encontré con el pasillo del lugar donde alquilo saturado de humo de cannabis y obviamente este invadió también mi apartamento. Esos son mis vecinos, una pareja de buena onda, joven que engañados por la hermosa publicidad que acompañó la campaña de legalización de la marihuana, comenzó su consumo recreativo como forma de pasar el rato y estar "en onda" con lo que les dicta la sociedad en la que vivimos.

 Obvio que hoy a varios meses de salida la ley, su realidad va cambiando y la de su entorno también. Ya le son insuficientes los gramos de la farmacia y se le suman otros vaya a saber de donde, en alguna ocasión han tenido problemas de vecindad porque ya comenzaron a probar otras sustancias mas fuertes teniendo en cuenta que la marihuana ya no les pega como antes.

Para ellos es normal y en su buena onda que conservan no son conscientes del daño que le hacen a quienes como yo ni siquiera consumimos un cigarrillo común y se nota como su intelecto se va afectando por el extenso e intenso consumo y la llegada de drogas mas fuertes.

Cada vez que me enfrento a esto, me dan ganas de hablarle a Pepe Mujica y decirle gracias Pepe, gracias por el daño que nos está haciendo la ley que impulsaste a quienes no consumimos, a quienes no tenemos el dinero para comprar una chacra y tenemos que vivir en un espacio donde estas rodeados de vecinos sin normas claras porque el estado no me protege de sus decisiones de consumo y tengo que aguantarlas porque una cosa así no hay donde quejarse.

Seguramente muchos ahora me van a insultar, van a tratar de politizar esto y acusarme de estar contra el gobierno, pero esto no es política y mi postura sería la misma si la ley la hubiera propuesto Sanguinetti o Lacalle. No se puede salir a incentivar el consumo de una droga sin regulación, sin normas claras, sin leyes de convivencia, sin educación, sin nada que proteja a quien en el mismo uso del derecho de quien consume no quiere consumir ni siquiera en forma pasiva.  

Por eso Gracias Pepe, gracias a cada uno de los legisladores que por atender el reclamo de 200 mil personas se olvida que del otro lado hay 2 millones 800 mil mas que no hacemos ruido para que no se nos trate de desestabilizadores, pero que solo queremos trabajar en paz y tener derecho a descansar sin humo de marihuana por usar aquellas frases del pasado cuando hablaban de país libre de humo de tabaco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)