ENTREVISTA

Diego Naser sobre su gestión en la Ossodre: "Me han amenazado de muerte"

El director de la orquesta oficial habla de los conflictos vividos con los músicos, el gremio del Sodre y el Consejo Directivo del Sodre y por qué no le renovaron el contrato

Diego Naser
Diego Naser fue alejado de la Ossodre y declarado "persona non grata" por AFUSODRE. Foto: Fernando Ponzetto.

Estoy tranquilo, dice Diego Naser, director de la Orquesta Sinfónica del Sodre que en las últimas horas fue declarado “persona non grata” por la Asociación de Funcionarios del Sodre y cuyo contrato con la institución finaliza el 29 de febrero. “Las cosas que no hice fueron porque no pude, no me dio el tiempo o no me dejaron. No paramos de hacer transformaciones profundas”, agrega Naser quien recibe a El País en su casa.

En, un balance del propio director en estos casi dos años que estuvo al frente de la Ossodre llegaron importantes solistas y directores invitados, se cambiaron contratos artísticos a fideicomiso, se hicieron concursos y “separamos del cargo a 24 integrantes de la orquesta que no tocaban”, dice. El maestro sabía que no era una tarea sencilla la que tenía por delante, poner la casa en orden. Naser lo anunció en enero de 2018 su primera entrevista con El País recién asumido el cargo : “hay algunos temas de fondo que son de la gestión que son importantes de resolver”. Y esas resoluciones, entiende Naser que no fueron bien recibidas por los músicos de la orquesta. A los cambios que trajo en su gestión, sumados a un aumento en la cantidad de conciertos (“pasamos de 50 a 97 conciertos”, dice Naser), generaron malestar en el gremio de funcionarios, dice.

Con la batuta: Diego Naser recibió el apoyo de la directiva. Foto: Marcelo Bonjour
Diego Naser en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Marcelo Bonjour

El viernes en un comunicado de la Orquesta con un papel membretado por la Asociación de Funcionarios del Sodre, se declaró a Naser “persona no grata” por “los agravios inaceptables y constantes del Sr. Naser a numerosos integrantes de la Orquesta (...) Persecución laboral y sindical, maltrato en el trabajo diario, desprecio hacia los derechos laborales de los músicos, arbitrariedad, entre otros”. El jueves, el Consejo directivo del Sodre había anunciado que el maestro era el único jerarca de sus cuerpos estables que no seguiría en el cargo.

—Desde la primera entrevista dijo que su gestión iba a centrarse en modificar a la Ossodre. ¿Qué pudo hacer?

—Yo vine a hacer lo que tenía que hacer: lo que el reglamento dice qué tengo y qué puedo hacer. Lo que me indica ética y moralmente mi carrera y el reglamento, yo lo voy a hacer, y si te conviene bien y si no te conviene también. Si no te conviene por tu ideología partidaria, es tu problema porque el Sodre es una institución pública y yo voy a hacer el laburo. El cambio fundamental fue que hicimos una gestión dirigida al público que te paga la entrada: siempre me dirigí al cliente, nunca me dirigí al trabajador.

Diego Naser, premiado, el director uruguayo se proyecta como una figura internacional.
Diego Naser. Foto: Archivo

¿Eso le trajo enfrentamientos? ¿Cómo fue la relación con la Orquesta?

—Les dimos todo lo que pidieron: audiometrías, tapones para los oídos, cuerdas para los instrumentos por primera vez, tarimas para que ensayaran en las mismas condiciones que en los conciertos. Toda la reinvindicativa que habían planteado en 2017 cuando interpelaron a la Ministra e hicieron renunciar a (Julio) Bocca: fue la Orquesta la que hizo renunciar a Bocca. Ni la Ministra, ni el Director Nacional de Cultura ni todo el Consejo Directivo pudieron resolver la situación, y perdimos una figura como Julio. Después podrás decir que era esto o aquello -también lo dirán de mí- pero el loco hizo las cosas. Ahora el sindicato me va a tratar de desacreditar, sacará alguna declaración, me acusarán de algún invento. Me han amenazado de muerte, hicieron que sacara a mi hijo de la escuela por las amenazas, tuve rayones en mi auto, ruedas desinfladas, denuncias falsas con funcionarios que después terminaron ellos objeto de un sumario administrativo porque se presentaron pruebas falsas contra mí. Todo eso es lo que he vivido en este tiempo.

—¿Y cómo fue su vínculo con el Consejo Directivo del Sodre?

—Viví faltas de ética absoluta del Consejo Directivo. Filtraron documentación interna, faltando al compromiso de confidencialidad institucional y maniobrando desde el órgano máximo de la institución en complicidad con el sindicato para desestabilizar la institución.

Diego Naser en acción. Foto: Ariel Colmegna
Diego Naser. Foto: Arue

—¿Y la relación con el Consejo Directivo del Sodre?

—Viví faltas de ética absoluta del Consejo Directivo, filtrando documentación interna, faltando al compromiso de confidencialidad institucional y maniobrando desde el órgano máximo de la institución en complicidad con el sindicato para desestabilizar la institución.

—¿Desestabilizar la institución? ¿Para qué?

—¿Por qué me sacan el 29 de febrero y a todos los demás los dejan? Sabiendo además que hay cargos políticos entre esos que en realidad los dejaron pasar. ¿Si soy un problema, le están haciendo un favor al Partido Nacional sacándome ellos? Si no es personal, ¿por qué la diferencia la hacen en la Orquesta? El tema es la persona, porque han pasado muchas cosas.

Ibarra, Naser, Yebra, Li, Sanguinetti y Milllán en la conferencia de El quijote del Plata. Foto: Fernando Ponzetto
Doreen Ibarra junto a Diego Naser, Igor Yebra, Blanca Li, Santiago Sanguinetti y Hugo Milllán en la conferencia de "El quijote del Plata". Foto: Fernando Ponzetto

—¿Cómo qué?

—Por ejemplo, no me dejé presionar cuando tuve que presidir un jurado que declaró desierto un cargo al que se presentó la hija de Elida Gencarelli, la vicepresidenta del Sodre, y lo perdió dos veces, interno y externo. Y todo el mundo me dijo, “tené cuidado, no hagas esto porque te va a costar la cabeza”. No me importó. Cualquier decisión que tomara con respecto a eso iba a ser para 40 años para el país, porque un funcionario que entra hoy se queda 40 años. Tengo mis principios y no puedo andar negociando cosas con las cuales no estoy de acuerdo que implicarían no cumplir o faltarle a la ciudadanía que me paga el sueldo, para cuidarme el pellejo o mi seguridad laboral. Poca gente lo pudo entender, pero eso hizo la diferencia. Una de las cosas más graves fue lo que señalé por escrito y en una carta de respuesta enviada al Consejo Directivo, que con una porción de ética muy discreta lo filtró a la Orquesta en un momento estratégico para que me hicieran pelota, digamos.

Ibarra: “No voy a hacer declaraciones”

“No voy a hacer declaraciones sobre el tema, está todo muy claro”, dijo el Presidente del Consejo Directivo del Sodre, Doreen Ibarra, cuando se lo consulto desde El País para conocer la razón por la cual se decidió, a pocos días de que asuma el nuevo gobierno, despedir al director de la Orquesta Sinfónica del Sodre, Diego Naser.

—¿Qué decía la carta?

—Les dije claramente que el resto de los departamentos del país no tiene la oferta que hoy tenemos, y que tenemos que ir. Cuando te enfrentás a que la Orquesta no va al interior si no pueden conservar íntegramente el viático que perciben, porque el músico te dice que si tiene que comprar la comida con el viático que le das, no viaja. Ese costo se lo tenés que cargar a la intendencia donde vas a tocar, y generás que no puedan pagarlo. Entonces se incurre en un doble gasto que cuando querés resolverlo, el conflicto sindical te explota en la cara. Y cuando me di cuenta de eso dije “vamos a cambiarlo”.

Carta AFUSODRE declarando "persona non grata" a Diego Naser. Foto: Difusión
Carta AFUSODRE declarando "persona non grata" a Diego Naser. Foto: Difusión

AFUSODRE. Naser: “Persona non grata”

En un comunicado difundido el viernes con fecha 17 de febrero, la Orquesta Sinfónica del Sodre declaró “persona non grata” al maestro Diego Naser, quien durante dos años estuvo al frente de la institución. Los motivos de la declaración se deben a “persecución laboral y sindical, maltrato en el trabajo diario, desprecio hacia los derechos laborales de los músicos, arbitrariedad, entre otros”, dice el comunicado.

—Y se termina no yendo.

—El resultado es que la Orquesta no puede ir y la gente se queda sin el servicio. Si entendés que el Sodre es como la UTE, Antel u OSE, el Sodre tiene la obligación de llegar a todo el país y no lo hace porque a las autoridades no le interesa el interior del país, menos cuando las intendencias son de partido opositor.

—¿Es así?

—Te lo puedo confirmar con el mero hecho de cómo se maneja. Por ejemplo, el presidente Doreen Ibarra me citó de urgencia para preguntarme porqué programé en setiembre un concierto para el 1° de marzo para acompañar ese acto cívico de cambio de gobierno. Le dije que la Orquesta tiene que estar, y me dice “¿tu crees que nosotros le vamos a dejar ese privilegio a Lacalle Pou?”. Yo le dije que el Sodre es una institución para todos, no es partidaria, no es suya y entiendo que es el acto cívico más importante del país. Yo estaba con mi traje de verano, uno de color celeste con camisa blanca y me dice “qué oportuno tu traje”.

—¿Hubo problemas en las giras internacionales?

—En mi primer año de gestión, Ibarra me complicó los fondos para la gira internacional y cuando los conseguí de otros conciertos, me dijo “te dije que no ibas de gira”. Me prohibió gastarme los fondos y me dijo que si lograba por fuera conseguirlos, la hacíamos. Eran 10.000 dólares que se consiguieron gracias a Sergio Mautone de la Dirección de Cultura. Pasa que Ibarra no quiere a la Orquesta. Lo puedo entender en muchas cosas, pero si sos el Presidente del Sodre, tenés que querer a todos.

—¿Hubo problemas concretos?

—En el segundo viaje fuimos a Porto Alegre en ómnibus. Los músicos veteranos se subieron y se pudieron a dormir. Pero subieron dos músicos que todavía estaban a prueba y dicen que en ese ómnibus no viajaban porque el coche no es semicama. Se pusieron a buscar en Internet y encontraron que había un coche que tenía una tapita para los pies y que esta no la tenía. Salimos cuatro horas más tarde porque armaron un piquete. Teníamos las entradas vendidas en Brasil, hoteles, todo, y estas personas dijeron que no viajaban. Gastamos 4.000 dólares más, conseguimos los ómnibus debajo de las piedras, y ellos en esa tesitura; y el que generó eso llegó a la altura del Geant dice que se baja porque el médico le había dicho que más de dos horas y media no podía estar sentado porque tiene un problema en la espalda. Se bajó y no lo pudimos sancionar. Todo el año fue así.

—¿Cuánto trabajaban los músicos de la Orquesta al año?

-Trabajan 135 días al año en promedio, tres horas. Ahora mandan una carta donde dicen que están sobreprogramados. En la carta donde me declaran “persona non grata” dice que hay un exceso de programación; cuando los músicos extranjeros trabajaron en promedio 30 días más que los nacionales. Así que hicieron laburar más a los extranjeros. Yo tengo otra cabeza, creo que un jerarca, cuanto más gana, más tiene que arriesgar el puesto. Porque vos llegás a un puesto como el mío y te dan poder de decisión, acceso a toda la política, a los medios, tenés 120 personas a tu cargo y además secretarías, estacionamiento gratuito. ¿Sabés cómo se te puede inflar de papelitos? Yo soy austero y nunca me pudieron agarrar por la plata. Esa es la clave, porque la ganaba antes y la sigo ganando ahora más afuera que dentro del país. Esto del Sodre es para mi convicción y compromiso, la independencia económica te permite gestionar con cabeza institucional y no a través de presiones personales Quizás suene soberbio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados