Entrevista

Las confesiones de Ben Affleck sobre su lucha contra el alcoholismo y sus demonios

El actor, que ayer estrenó nueva película en Netflix, cuenta los problemas que enfrenta y cómo está trabajando para superarlo

Ben Affleck
Ben Affleck

Advertencia: este no es uno de esos perfiles de celebridades que utilizan una pizca de información nueva para dar color. No hay un párrafo en el que la estrella y el reportero pretendan ser amigos, realizando una actividad cotidiana. ¿Qué comieron? A quién le importa. No, no recibirá la cita de cassete obligatoria sobre Matt Damon.

Este es Ben Affleck, crudo y vulnerable, que habla extensamente por primera vez sobre ponerse sobrio (una vez más) y tratar de recalibrar su carrera (una vez más).

Affleck -guionista ganador del Oscar, director de una película, Argo, que ganó el Oscar, mejor actor de lo que recuerdas, y sí, alcohólico, divorciado y orgulloso poseedor de un mítico tatuaje en la espalda- tiene cuatro películas que saldrán este año. Ayer Netflix, estrenó una de ellas, The Last Thing He Wanted, donde comparte elenco con Anne Hathaway y Willem Dafoe.

Y está su primera película como exclusivo protagonista The Way Back, un conmovedor drama deportivo que en Estados Unidos se estrena el 6 de marzo, es un entrenador de basketball con grandes problemas: es un borracho que destruye su matrimonio y termina en rehabilitación. Sí, eso.

“Las personas con comportamiento compulsivo, y yo soy una, tienen una incomodidad constante que intentan hacer desaparecer”, dijo en una entrevista de dos horas en una playa en Los Angeles “Estás tratando de sentirte mejor comiendo o bebiendo, teniendo sexo, apostando o comprando o lo que sea. Pero eso termina empeorando tu vida. Luego haces más para que esa molestia desaparezca. Entonces comienza el verdadero dolor. Se convierte en un círculo vicioso que no puedes romper. Eso es al menos lo que me pasó a mí”.

Affleck junto a Garner. Foto: Archivo.
Ben Affleck en los tiempos de su matrimonio con Jennifer Garner

Se aclaró la garganta. “Bebí relativamente normal durante mucho tiempo. Lo que sucedió fue que comencé a beber más y más cuando mi matrimonio se desmoronaba. Esto fue en 2015 y 2016. Mi consumo de alcohol, por supuesto, creó más problemas matrimoniales ”.

El matrimonio de Affleck con Jennifer Garner, con quien tiene tres hijos, terminó en 2018 después de una larga separación. Dijo que todavía sentía culpa, pero que había superado la vergüenza. “El mayor arrepentimiento de mi vida es ese divorcio”, continuó. “La vergüenza es realmente tóxica. No hay nada positivo de la vergüenza. Es solo una sensación tóxica y horrible de baja autoestima y autodesprecio”.

The Way Back originalmente se llamaba “El que ya fue”. Ese título deprimente se abandonó durante el desarrollo, ya que la película se centró menos en la estrella de basket que el personaje principal había sido en la escuela secundaria, dijo Affleck. Baste decir que ninguna estrella quiere aparecer en un póster junto a las palabras “El que ya fue”, especialmente después de dos decepciones de taquilla. Liga de la Justicia (2017) recaudó 658 millones de dólares, poco para los estándares de superhéroes, y Vivir de noche (2016), un drama de gángsters que también dirigió, no pasó los 23 millones.

Affleck, de 47 años, ha estado trabajando para volver a encarrilar su carrera. La dura verdad es que el resultado no está garantizado. Los espectadores, en particular las mujeres, decidirán en última instancia: ¿Perdonar las transgresiones está permitido en tiempos tan polarizados? Para algunos, Affleck sigue siendo el tipo que rompió el corazón de Garner y que fue acusado de empujar a un conductor en 2003.

Hollywood ciertamente ha sido clemente con Affleck. Acaba de terminar de actuar en Deep Water, un thriller psicológico protagonizado por Ana de Armas a estrenarse en noviembre. Affleck también trabaja con la guionista nominada al Oscar Nicole Holofcener y Damon en el guión de The Last Duel, que comienza a filmarse en Francia este mes. Ambientada en el siglo XIV, reune a Affleck y Damon como guionistas por primera vez desde En busca del destino en 1997; Ridley Scott está dirigiendo la película, que tiene la palabra Oscar escrita por todas partes.

Y tiene otro proyecto como director. Probablemente no será la remake anunciada previamente del drama de 1957, Testigo de cargo, dijo. En cambio, quiere encarar El fantasma del rey Leopoldo, una epopeya sobre el saqueo colonial de lo que ahora es la República Democrática del Congo; la producirá Martin Scorsese. (Affleck cofundó la Iniciativa del Congo Oriental, una ONG, en 2010.)

Ben Affleck interpretando a Batman. Foto: JPosters.
Affleck como Batman

África en 1900 está muy lejos de The Batman, que se suponía que Affleck debía dirigir. Se hizo a un lado, permitiendo que Matt Reeves se hiciera cargo (y Robert Pattinson se pusiera la capa), después de decidir que el problemático rodaje de Liga de la Justicia había mermado su interés. Affleck nunca pareció disfrutar su tiempo como Batman; su comportamiento hosco mientras promocionaba Batman v Superman: El origen de la Justicia en 2016 resultó en el exitoso meme “Affleck triste”. “Le mostré a alguien el guión de The Batman”, recordó Affleck. “Me dijo: ‘Creo que el guión es bueno. También creo que beberás hasta la muerte si pasas de nuevo por lo que acabas de pasar”.

Affleck tiene la costumbre de ponerse en la mira. Pensó que era una buena idea protagonizar (con Damon) como un ángel caído en Dogma (1999) de Kevin Smith, que Disney decidió que era demasiado blasfema para que su sello Miramax lo lanzara. Interpretar a Batman como melancólico y de mediana edad ciertamente no era la opción segura. The Last Duel ya ha provocado indignación en las redes sociales; Affleck y Damon interpretan a un caballero y un escudero que se ven obligados a pelear después de la acusación de violación de una mujer.

Affleck no ha hablado mucho sobre su alcoholismo desde que completó un tercer período de rehabilitación en 2018. (Los dos primeros fueron en 2001 y 2017). Pero la llegada de The Way Back ha hecho que le sea imposible evitar el tema. Affleck también aceptó que la palabra “Anónimos” en Alcohólicos Anónimos no se aplica a él, ciertamente no después de que (brevemente) recayó en otoño, apareciendo borracho en TMZ meses después de decir que había logrado un año de sobriedad continua.

“La recaída es vergonzosa, obviamente”, dijo. “Desearía que no sucediera. Realmente desearía que mis hijos no lo vieran en Internet. Jen y yo hicimos todo lo posible para abordarlo y ser honestos ”.

Al crecer en Massachusetts, Affleck veía a su padre borracho casi todos los días, dijo. “Mi padre no se puso realmente sobrio hasta que cumplí 19”, dijo, cuidadoso, Affleck.

(Fue una de las dos veces que eligió cada palabra con cuidado, y la otra fue su respuesta a una pregunta sobre el juicio de Harvey Weinstein por cargos de violación y agresión sexual. Al principio de su carrera, Affleck protagonizó varias películas respaldadas por las compañías de Weinstein. “No sé si tengo algo que agregar o decir realmente que no haya sido dicho y mejor por personas que fueron personalmente víctimas o que hayan sobrevivido a lo que hizo”, dijo Affleck. Hace tres años Affleck anunció que donaría todos los pagos residuales futuros de las películas de Weinstein a organizaciones benéficas contra la agresión sexual).

“A medida que envejezco, más reconozco que mi padre hizo lo mejor que pudo”, dijo Affleck. “Hay mucho alcoholismo y enfermedades mentales en mi familia. El legado de eso es bastante poderoso y a veces difícil de sacudir ”. El hermano menor de Affleck, Casey, de 44 años, ha hablado sobre su propio alcoholismo y sobriedad. Su abuela paterna se suicidó cuando tenía 46 años. Un tío se suicidó con una escopeta. Una tía era adicta a la heroína.

“Me tomó mucho tiempo reconocer, , sin una pizca de duda, que soy alcohólico”, dijo Affleck. “La próxima copa no será diferente”.

Era un buen momento para señalar cuántas estrellas habían comenzado a hablar sobre la sobriedad, sobre todo Brad Pitt, y cómo eso disminuía el estigma de la adicción y, tal vez, inspiraba a las personas con problemas a buscar ayuda. Jamie Lee Curtis, sobria durante dos décadas, apareció en la portada de la edición “en recuperación” de Variety en noviembre. Demi Lovato, Anthony Hopkins, Jessica Simpson, Demi Moore y, por supuesto, Elton John han debatido sobre su sobriedad en libros y entrevistas recientes.

Affleck citó a Bradley Cooper y Robert Downey Jr. como “compañeros que me han apoyado mucho y con quienes siento una gran gratitud”. dijo. “Una de las cosas sobre la recuperación que creo que la gente a veces pasa por alto es el hecho de que inculca ciertos valores. Ser honesto. Ser responsable. Ayudar a otras personas. Pedir disculpas cuando te equivoques”.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados