REDES

La confesión de Martina Graf: "Necesito dejar de estar en el lugar de objeto 'acosable'"

La modelo y comunicadora relató situaciones de estafa y acoso que vivió trabajando con hombres, y contó cómo la han afectado en su vida

Martina Graf. Foto: Instagram @martinagraf
Martina Graf. Foto: Instagram @martinagraf

Hace un buen tiempo que Martina Graf utiliza sus redes sociales para contar sus experiencias más personales y, sobre todo, mostrarse como una persona real, lejos de los estándares de belleza impuestos. De hecho, en su biografía de Instagram dice: "Escribo y expongo la claridad de mis heridas".

Es cada vez más común ver fotos suyas sin filtro o en las que deja ver su cuerpo sin ningún tipo de retoques, para concientizar sobre el amor propio.

Entre sus relatos, la modelo y comunicadora también incluye hechos poco felices que ha transitado a lo largo de su vida, como el último que subió a Instagram, en el que expone las estafas y situaciones de acoso laboral que le ha tocado vivir trabajando con hombres.

"Fui estafada muchas veces. Qué difícil hablar de esto sin sentirme una idiota inoperante o una víctima", comenzó Graf el texto que acompaña a una foto de su rostro serio, en primer plano.

La también actriz y activista por los animales contó que hace seis años le robaron todos los ahorros de su vida, y que aunque los culpables de la estafa fueron detenidos, nunca recuperó su dinero. "Pero esta no fue la única situación en la que perdí. Perdí muchas veces y pierdo. Por ser mujer, por manejarme sola, o por no tener espalda con nadie", aseguró.

Luego, Graf contó que este año le ofrecieron un trabajo y que dedicó varios meses a reuniones, planificaciones, cotizaciones y demás para el proyecto que, por la demanda que implicaba, la llevó a renunciar a dar clases de equitación. Sin embargo, "después de haber invertido tiempo, compromiso y muchísima ilusión, y al ver que iban pasando los meses y no se iba a poder acostar conmigo: me sacó. Sin explicarme y sin pagarme, lógicamente", detalló.

"Este es un lugar común para mí", se sinceró Graf. "Ser usada y deshechada. La mayoría de las veces que un hombre se acerca por trabajo, tengo que vivir situaciones o luego rechazos por no venderme a ningún precio. Después llego a mi casa y lloro. Y empiezo a pensar que en el fondo no valgo. Es una línea muy fina, que a veces me termina angustiando".

Graf completó su reflexión asegurando que "me merezco un lugar para desarrollarme sin sentir ningún tipo de presión o extorsión por ser simpática, sencilla, linda o estar soltera. Las empresas son manejadas por hombres y yo, como todos, necesito trabajar, pero también necesito dejar de estar en el lugar difuso de objeto 'acosable'. Y esa es una decisión que tomo todos los días". Su posteo generó cantidad de likes y mensajes de apoyo, de otras mujeres que se identificaron con sus palabras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados