DRAMA

La confesión de David Harbour: pensó en suicidarse y no lo hizo gracias a su gato

El actor de "Stranger Things", que está en "Black Widow" y en lo nuevo de Steven Soderbergh, recordó el momento más complicado de su vida

David Harbour en la presentación de la película "Hostiles" en el Festival de Cine de Dubai.
David Harbour

A sus 46 años, la carrera de David Harbour parece estar en uno de sus puntos más altos. Luego de interpretar al policía Jim Hopper en la serie de Netflix Stranger Things, su figura fue ganando mayor notoriedad en el mundo del espectáculo. En el último año, el actor fue convocado para otro importante papel: el de Red Guardian en la película Black Widow, que acaba de estrenarse en la plataforma Disney+ y la semana que viene llegará a los cines uruguayos.

De cara al estreno de su primera película de Marvel y en pleno rodaje de la cuarta temporada de la serie de ciencia ficción, Harbour recordó un episodio de la etapa más difícil de su vida, en la que intentó suicidarse.

Cuando comenzó a actuar en Broadway en 1999, Harbour ya arrastraba un problema con el alcohol hacía varios años. Sin embargo, el actor decidió seguir adelante con su carrera a pesar de las adicciones y logró importantes participaciones en televisión, como una en el popular show de televisión La ley y el orden a principios de la década del 2000.

Pero con un diagnóstico de alcoholismo y una dificultad creciente para completar sus rutinas profesionales, el ánimo del intérprete se vio seriamente deteriorado. Según contó el propio Harbour en una entrevista, durante el peor momento de su adicción pensó en quitarse la vida. Lo más llamativo de la historia es que fue su gato quien le impidió hacerlo. “Lo que me detuvo fue: ‘¡Amo a este gato! ¿Quién lo va a cuidar?’”, le confesó a The Guardian. “También me aterraba la idea de morir en mi departamento, que no me encontraran durante una semana y me comiera el gato”, agregó.

Según contó, ese no fue el punto en el que terminó su lucha por recuperarse. Por el contrario, la etapa en la que su salud mental tocó fondo fue el principio de una pelea que dio junto a profesionales médicos y seres queridos. Cuando tenía 25 años, una vez que logró volver a estar sobrio, los médicos le diagnosticaran trastorno bipolar. Harbour continuó tratándose y encontró en el teatro una pasión y, en cierto modo, una forma de terapia.

Mientras que las películas y la televisión le brindaban un mejor pasar económico, el circuito teatral empezó a darle sentido a su trabajo. “Me di cuenta de que podía hacer papeles de Broadway realmente profundos”, dijo. "En Hollywod estaba relegado al sexto o séptimo lugar en la hoja de llamadas, básicamente era el tipo que corría atrás de Denzel (Washington) con un arma”, contó entre risas Harbour, quien entendió que con esos papeles igual podía hacer dinero, y eso servía.

La carrera del actor ha tenido un giro importante y después de Stranger Things las puertas se le abrieron, si bien antes había aparecido con roles menores en Escuadrón Suicida y El justiciero. En los últimos años protagonizó el reboot de Hellboy, El infierno se acerca, y ahora, además de en Black Widow, se lo puede ver en el flamante policial de Steven Soderbergh, Ni un paso en falso estrenado en HBO MAx, y pondrá su voz a uno de los personajes de la serie animada Q-Force que se espera para ese año. Los malos momentos se quedaron atrás, definitivamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados