Confesión

Catherine Fulop revela cómo cambió su vida tras implantarse un "chip sexual"

La actriz venezolana, diosa a los 54 años, contó al detalle cuales son los beneficios de someterse a un tratamiento hormonal con pellets

Catherine Fulop
Catherine Fulop, diosa a los 54 años (Foto: ¡Hola!)

Catherrine Fulop asegura que, gracias al chip sexual que se implantó, no se siente una chica de 20 años pero sí mejoro su piel y hasta su energía. La confesión durante una extensa entrevista que dio a la revista ¡Hola! de Argentina una vez que le consultaron sobre los secretos de mantenerse espléndida a los 54 años.

"El nombre (chip sexual) es muy marquetinero, pero en realidad, refiere a un reemplazo hormonal. El chip en cuestión se llama pellet y se pone bajo la piel, para que libere las hormonas que te empiezan a hacer falta cuando llega la menopausia. Más allá de haber mejorado mi vida sexual, noté cambios en la piel - ya no es tan seca-, lo mismo con el pelo. Se reducen los calores y ganas energía. La panza no se te hincha tanto y tus estados de ánimo se estabilizan con el tiempo. El chip, como le dicen, no te convierte en una chica de 20, pero sí te ayuda a administrar los años de vida que te quedan", explica.

Catherine Fulop
Catherine Fulop (Foto: ¡Hola!)

Asimismo, la diosa venezolana cuenta que contagió a Osvaldo Sabatini (54), su marido, con la iniciativa. "Le gustó la idea porque sabía lo que yo padecía el tema de los calores y la incomodidad que sentía en nuestros encuentros. Cuando te haces grande, te vas secando como las plantas, la piel se nos va secando, todo. En vez de aprovechar para tener una vida sexual más plena, teníamos que ponerle mucha más garra a cada uno de nuestros encuentros. Al poco tiempo de empezar con los pellets ya me vio mucho mejor en cuestiones de ánimo y de energía. Y él ahí también quiso probar. Ahora los dos estamos contentos: tenemos una vida más plena, sin tantos traumas", reveló Cathy a la revista argentina.

Más allá del tratamiento, la madre de Oriana y Tiziana asegura que, más allá del tratamiento, su actitud es fundamental. "Creo que igual está todo en la cabeza, no es que de repente te vas a poner el chip y vas a ser una chica de 20 años con las hormonas alborotadas, que apenas te tocan te pones chévere y ya estás lista para la fiesta en el rancho. No es así. Hay que ponerle ganas, hay que ponerle inventiva, imaginación. Por suerte, tengo la fortuna de estar con un hombre que amo un montón y es guapísimo, por lo que no necesito mucho".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)