FAMILIA

La carta de Mina Bonino luego de un parto de 14 horas

La periodista argentina y Federico Valverde recibieron a Benicio, el primero de sus hijos. Pero su llegada la mundo no fue sencilla. 

Mina Bonino
Mina Bonino

Mina Bonino y Federico Valverde fueron padres el jueves de Benicio. Ambos compartieron con alegría la buena nueva y ahora se conocen algunos detalles de un parto que se extendió por ¡14 horas! 

En una carta que hizo pública la periodista argentina, Bonino contó los pormenores de la llegada al mundo de pequeño Benicio Valverde en un hospital de Madrid. "Mi caso era digno de una cesárea, y yo, aunque no estoy en contra de ellas, quería que fuera natural", explicó Bonino en una publicación en redes sociales. 

"El lunes comencé con mucho dolor de panza, seguido a una diarrea que pocas veces tuve. Al ser un embarazo avanzado (39 semanas) no sabía si era un virus o propio de que el cuerpo se estaba poniendo de parto (…) Esperamos hasta el miércoles a ver si se calmaba el dolor o practicábamos una inducción”, inició Mina en el comienzo de su relato. 

La pareja de Valverde contaba con ginecólogo y partera que la acompañaron durante todo el embarazo. Contó que al llegar a 5 centímetros de dilatación, pidió la epidural, pero luego la anestesia perdió su efecto.

“Ya de 8 centímetros mi matrona veía que Beni parecía querer meterse por el canal pero no lograba encajarse. Pese a las posturas y ejercicios para intentar que acomode la cabecita, seguí dilatando hasta 9 cm pero sin conseguir que se acomode. Y ahí pasó lo que todas tememos que pase; la epidural dejó de funcionar, sin conseguir que los siguientes tres pinchazos tengan efecto alguno”, continuó. 

Sobre el momento clave, escribió Bonino: “Seguí aguantando hasta 23:45 cuando el médico no pudo verme más así y decidió llevarme al quirófano. El bebé estaba monitoreado y no había sufrimiento fetal, pero tampoco iban a permitir que yo siga sufriendo. En el quirófano hicimos el último intento con ventosas para ayudar a la salida del bebé y empujé, no sé con qué fuerzas, pero seguí hasta que pasó y conseguí verlo, conseguí saber que todo estaba bien pese al dolor, que mi hijo lloraba, que pese a que se agitó demasiado y estaba cansado respiraba por sí solo y era todo gratificante”.  

"Fede estuvo a mi lado en todo momento. Mis papás en la habitación y mi ginecólogo y la matrona haciendo todo lo posible para que yo no sufra", agregó.

 Consultada por su decisión de priorizar el parto natural sobre la cesárea, explicó: “No elegí lo rápido, elegí lo que me decía el corazón, acompañada de los médicos sabiendo que mi bebé no sufría. Mi dolor pasaba a segundo plano y les aseguro que cuando te dicen que te tienen que dormir al 100% vas a llegar hasta las últimas consecuencias para no despegarte de tu hijo y saber que está todo bien”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error