Obituario

Cameron Boyce, un rostro de la generación Z que se fue demasiado pronto

La estrella de Disney murió el domingo a los 20 años cuando iba camino a ser una de las grandes estrellas jóvenes

cameron boyce
Cameron Boyce

La muerte este domingo, a los 20 años, del actor Cameron Boyce ha conmocionado a sus seguidores, que han visto cómo desaparecía de forma inesperada uno de los intérpretes más conocidos por los jóvenes del momento.

Aunque el arranque de la carrera profesional de Boyce se remonta a 2008, lo que le ha llevado a convertirse en referente de masas ha sido el protagonismo de su personaje —Carlos, hijo de la villana Cruela de Vil— en los telefilmes Los descendientes (2015) y Los descendientes 2 (2017). Por los avatares de este personaje será recordado, pero quienes le han seguido con más proximidad, reconocerán la larga estela de otros papeles que el actor ha desarrollado con anterioridad.

Estos roles previos, entre los que destaca su personaje en la serie Jessie, sumados a los que encarnará en Los descendientes III y la comedia de HBO Mrs. Fletcher (donde interpreta al compañero de piso del protagonista), que se estrenarán en los próximos meses, servirán también para definir el legado con el que el actor se despide de la generación Z.

Una de las primeras apariciones públicas de Boyce se remonta a su participación en el videoclip con el que la banda pop estadounidense Panic! at the Disco! presentó en 2008 su tema “That Green Gentleman”. El intérprete, que falleció mientras dormía a causa de una enfermedad que padecía desde hacía tiempo, y de la que aún no han trascendido detalles, aparece en este pequeño trabajo descubriendo un jarrón de dos piezas del que comienzan a surgir los integrantes del grupo, que pronto se trasladan junto al propio Boyce, entonces de apenas 9 años, a un escenario rural en el que ponen en práctica sus ritmos pegadizos.

También a esa misma edad, el intérprete participa en Espejos siniestros (2008), película de terror del director francés Alexandre Aja en la que un expolicía y su familia son el objetivo de una fuerza diabólica que les deforma gracias a los espejos de un escaparate. Boyce interpreta en la película al hijo de la pareja, que trata de calmar a la progenitora ante las extrañas acometidas maléficas. “No estés asustada, mamá. Él solo quiere jugar con nosotros”, le dice con tímida candidez.

Esta película será solo el primer acercamiento al género de las películas de misterio, ya que el actor participará después en Control total (2009), thriller de espionaje en el que el estadounidense D. J. Caruso construye una complicada trama terrorista en la que los protagonistas están controlados por una misteriosa voz interior producto de la inteligencia artificial. Michelle Monaghan, actriz protagonista en la cinta, recordó en Twitter a Boyce tras el anuncio de la familia de su fallecimiento: “Me encuentro muy apenada tras conocer la muerte de una de las almas más dulces que haya conocida nunca. Cameron Boyce era un joven y peculiar hombre. Tenía la sonrisa más bella, un constante centelleo en sus ojos y un verdadero entusiasmo por la vida, [estaba] decidido a causar impacto en su comunidad y más allá”.

A eso le siguieron papeles como el hijo de Adam Sandler y Salma Hayek en las dos taquilleras comedias Son como niños. El cómico también le dedicó unas palabras: “Simplemente el chico más amable, talentoso y decente que había. (...) Gracias, Cameron, por todo lo que nos diste. Había mucho más en camino”.

Poco a poco Cameron Boyce fue adquiriendo papeles más protagonistas. Participó esporádicamente en Shake it up, la comedia de Disney Channel que a lo largo de 75 episodios narra la vida de las bailarinas estrella de un show de una televisión de Chicago, y en la también comedia Austin & Ally. De ahí pasó a desempeñar papeles más elaborados en la serie animada de televisión Jake y los piratas de Nunca Jamás y en Jessie, donde interpreta durante 100 episodios a uno de los cuatro hijos de la familia neoyorquina para la que trabaja Jessie Prescott, el personaje de la actriz Debby Ryan, una nanny llegada desde Texas a la gran ciudad. Ryan le dedicó un sentido homenaje al autor con el que coprotagonizó la serie al cerrar este domingo la posibilidad de comentar sus cuatro últimas imágenes compartidas en Instagram.

Pero fue finalmente la saga de películas de Los descendientes la que ha hecho del intérprete californiano un referente de la última generación Disney, colocándolo a una altura similar a actrices como Sofia Carson, Cameron Dove, Zendaya o Bella Thorne. Esta última le ha dedicado en Twitter un emotivo mensaje en un tono cómplice con los adolescentes que le han encumbrado al éxito. “Nos los arrebatan tan rápido...Te quiero, hermano [...] Tan extraño que te hayas ido. Ahora, no hay más que vacío”, escribió.

Boyce, que tenía 8,1 millones de seguidores en Instagram había publicado el viernes una imagen suya de perfil y con pañuelo anudado en la frente que ha cosechado, hasta ahora, 1,6 millones de “me gusta”.

Con un mensaje en Twitter, su padre, Victor Boyce, agradeció las muestras de apoyo y de cariño, y compartió su inmenso dolor.

“Estoy abrumado por el amor y el apoyo que ha recibido nuestra familia. La verdad es que ayuda a aliviar el dolor de esta pesadilla de la que no puedo despertar. No os lo puedo agradecer lo suficiente”, escribió.

En sus redes sociales, Victor Boyce se mostraba como el “mayor fan de su hijo”, y en numerosas ocasiones nombró lo “orgulloso” que le hacía sentir. Compartía las fotografías de sus sesiones, hacía promoción de sus estrenos, publicaba las portadas de revistas en las que Cameron aparecía, y subía a sus redes las ilustraciones y montajes que le enviaban los fans.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)