columna farandulera

Antonia Ríos opina del escándalo Pampita-Vicuña

Nuestra farandulera no está conforme con el trato de la prensa argentina ante esta separación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vicuña y Pampita cara a cara (Foto: Instagram)

Qué impresionante todo lo que ha pasado con Pampita y Benjamín Vicuña. Pobres. No quiero tomar partido porque todavía no está demasiado claro qué pasó entre los dos (ambos permanecen en silencio, y es lógico), pero quiero hablar de este tema. Porque a mí la farándula me gusta, pero estos mamarrachos de Intrusos no.

¿Qué necesidad de andar publicando los audios de una discusión de pareja? Seguro todos los que me leen pasaron crisis amorosas, si las habré pasado yo también. Pero eso es algo interno, de la cocina de la casa, que no debería hacerse público. Mucho menos cuando en la pelea hay reclamos por amantes, relaciones sexuales y otros griteríos.

Pampita y el chileno estuvieron juntos por 10 años, tuvieron cuatro hijos y tuvieron que afrontar el trágico fallecimiento de su única niña, Blanca, hace tres años. Le hicieron frente a eso y salieron adelante como familia, dejando una imagen de unión inquebrantable.

Con todo eso, ¿era necesario, Jorge Rial y tus secuaces, pasar los audios de una pelea íntima en un programa de mucho alcance? ¿No se puede tener un mínimo de consideración en algún momento?

“En la pelea hay dos voces nada más, no está la mía. Yo no estuve, yo no lo grabé. Solo pusimos al aire algo que es real y que lamentablemente está sucediendo”, trató de defenderse el villano. Además, como los medios de prensa chilenos se quejaron del trato que le dio a este tema, salió al cruce de ellos, diciendo que defienden a su “principito”.

Por favor querido, dos dedos de frente. Todo este alboroto terminó rompiendo más a una familia que como todas tiene sus problemas, e hizo que Pampita terminara en el hospital por una descompensación. ¡Como para no sentirse mal la mujer!

Amigos faranduleros de la vecina orilla, traten de manifestarle su apoyo a estos jóvenes, que no pasan un buen momento. Quiéranlos y respeten su dolor; se los pido yo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)