ENTREVISTA

Alejandro Figueredo: "Algunos tenían la idea que era millonario; nunca lo fui ni lo soy"

El periodista, que está radicado en Miami desde hace tres años, y habló con El País sobre sus nuevos proyectos y su decisión de afrontar nuevos desafíos.

Alejandro Figueredo. Foto: Difusión.
Alejandro Figueredo. Foto: Difusión.

Ya pasaron tres años desde que Alejandro Figueredo se mudó junto a su familia a Miami para rehacer su vida en busca de nuevos horizontes profesionales. Dejó atrás su trabajo en Telemundo y Desayunos Informales para trabajar en las cadenas GolTv, Bein Sports, UCL TV y hasta creó los podcasts Qué Pasa Inter Miami? y Estamos Unidos. En medio de esta nueva etapa en su vida laboral, Figueredo habló con El País.

—En estos tres años en Estados Unidos, ¿cómo se mantuvo tu relación con Uruguay? ¿Creció el vínculo?

—Siempre me consideré súper uruguayo. Quiero mucho a mi país y fue una decisión bastante fuerte tener que irme. Lo bueno es que hoy la comunicación es tan fluida y grande que no perdí mi punto de contacto con Uruguay. Por supuesto que no es lo mismo; la gente me veía por La Tele todos los días y en ese aspecto perdí un montón de terreno. Al respecto de mi contacto con Uruguay, me mantengo igual de informado que cuando estaba allá. Por momentos siento que sigo en Uruguay. Si bien mi vida se desarrolla acá, mi contacto es permanente. Lo mismo me pasa con la comida: hoy está todo tan globalizado que si querés darte un gusto con algo uruguayo, lo conseguís sin problema. No está ese desarraigo de antes, que la comunicación era más difícil. Ahora es más sencillo. Es más, si me hacés un test de actualidad de Uruguay te digo que ando en un 7/10 (se ríe).

—En una entrevista comentaste que mientras vivías en Uruguay trabajabas en varios proyectos a la vez, y que la vida en Estados Unidos te permitió tener más tiempo libre para desarrollar proyectos personales.

—La verdad que sí. El tiempo de ocio se puede aprovechar de muchas maneras: podés ir a la playa, hacer más actividad física y hasta salir con mi familia. Al cambiar el ritmo, me di cuenta de que estaba en la rosca de pensar solamente en el trabajo; y cuando aparecía un espacio libre era solo para descansar. Allá estaba pensando solo en mis obligaciones y cuando entrás en esa máquina no disfrutás lo que estás haciendo. Además de disfrutar el tiempo, pude generar otras ideas. Ahora estoy trabajando con el podcast Estamos Unidos, que tiene entrevistas a uruguayos que viven en Estados Unidos, y está hecho por y para uruguayos. Además, desde que llegué a Miami he trabajado para distintos medios: GolTV, Bein Sports, DirectTv y la cadena Telemundo.

—Viajaste a Miami en 2017, pero habías tomado la decisión con antelación. ¿Cómo recordás el momento de dar el salto para empezar de nuevo?

—El proceso fue bastante largo. No sé si lo comenté alguna vez, pero comencé con la visa de trabajo. Primero hice el camino de los papeles, y el 1° de enero de 2016 ya tenía la autorización para trabajar en Estados Unidos. Me vine sabiendo que iba a trabajar para Gol Tv, primero como freelance, y después como efectivo. Eso me permitía trabajar para otros medios. Empecé con GolTv, que era mi prioridad, y me empezaron a tener en cuenta para Bein Sports. Lo que pasó fue que a mediados de 2019, Gol Tv levantó la operativa de Miami y se fue a Lima, entonces estuve un par de meses sin mucha actividad, hasta que empecé a trabajar más fijo en Bein Sports. La decisión de irme estuvo marcada por lo que me ofrecían en Miami y por cosas que pasaron en Uruguay. No era que me molestara, pero me dieron a entender que yo no tenía un gran espacio para crecer, y ahí me cayó la ficha de que era el momento para tomar la decisión.

—Hace un tiempo comentaste que en Latinoamérica “estamos acostumbrados a vivir para trabajar”. ¿El tiempo libre es lo que más te sorprende?

—Sí. Esa es la cara positiva del trabajo. Uno tiene la fantasía de que viene a Estados Unidos a llenarse de oro, y he ido contra algunos prejuicios de gente y de mis compañeros. Lo digo en una buena, pero algunos tenían la idea de que era millonario, no lo fui ni lo soy. Tampoco el dueño del Canal 12. La idea de venir a Estados Unidos era que si trabajaba igual que en Uruguay iba a tener un rédito mayor, y sino, iba a tener los mismos ingresos pero con un poco más de tiempo libre. Esa fue la parte más positiva del cambio.

—Ahora que Uruguay volvió a jugar las eliminatorias, ¿cómo vivís los partidos? ¿Tenés alguna cábala?

—Peor, me tocó trabajar. Bein Sports no transmite las eliminatorias por su señal, pero sí por Pay Per View. Me tocó relatarlo y fue una experiencia muy distinta porque tenía que hacer un relato muy parcial. Fue complicado. El partido con Chile lo trabajé con un comentarista colombiano, pero el de Ecuador fue con un comentarista ecuatoriano. Fue superprofesional, pero me costó porque es difícil gritar el gol de Uruguay de una manera y el de Ecuador de otra. Son desafíos inesperados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados