HISTORIA DE VIDA

Adrián, el playboy de Punta del Este que ahora es cartonero en Buenos Aires

Es arquitecto y acusa a sus hijos de traicionarlo y quitarle sus bienes. Residió 10 años en el balneario uruguayo y ahora vive en un galpón.

Adrián
Adrián, de la dolce vitta en Punta del Este a vivir de los cartones en Buenos Aires.

El noticiero Telenoche (canal 13 de Buenos Aires) presentó la historia de vida de Adrián, un cartonero de 64 años que recorre con su carrito las calles del barrio porteño de Palermo pero que tiene un pasado de playboy en los sectores acomodados de la sociedad rioplatense. 

Arquitecto de profesión, Adrián fue al selecto Colegio Newman en Buenos Aires, donde también fue alumno el expresidente Mauricio Macri. De acuerdo a su testimonio al noticiero, Adrián vivió  durante 10 años en Punta del Este donde trabajaba en el diseño y construcción de casas en la costa uruguaya. 

Pero luego su vida tuvo un vuelco. Según contó, su exesposa y sus hijos lo traicionaron y se quedaron con sus bienes. Adrián cayó en un pozo depresivo y estuvo internado en una clínica psiquiátrica de Buenos Aires al menos durante un año.

"Vivía en Punta del Este, vivía como un rey. Tenía mi casa, comía todos los sábados en La Huella con mis amigos, me tomaba mis buenas caipiroskas, me fumaba mis habanos, nadaba, hacía surf”, contó. 

El traumático divorcio y la supuesta traición de los hijos lo llevaron a la bancarrota.

 Hoy, Adrián vive en un galpón en el barrio Once de Buenos Aires y recorre las calles de la ciudad en busca de cartones para revender en el mercado del reciclaje. 

"No se me cae un anillo por hacer lo que hago porque sé que voy a salir"; contó a Telenoche. Inició un juicio a sus hijos y tiene planes de volver a Uruguay. 

La uruguaya Adriana Ferrer dio cuenta de su amistad con Adrián en sus años en Punta del Este. "Era un arquitecto glamoroso, muy bohemio. Era un personaje, siempre andaba vestido de blanco, a veces con un poncho”, recordó a TN.com.ar  

"Él era dueño de su tiempo", comentó Ferrer y lo definió como un bon vivant. Usaba el pelo largo y "las mujeres se morían por él”, según el testimonio de la uruguaya. 

Adriana Ferrer contó que perdió contacto con el arquitecto en 2016. "Lo  perdimos, yo pensé que estaba muerto”, dijo Ferrer quien se declaró en shock luego de conocer la nueva vida del playboy esteño.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados