columna farandulera

No es París, estamos en Montevideo

La fashionista de El País responde a las críticas que se esparcieron en las redes sociales a raíz de su primera columna.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Camperita inflable

Aunque al uruguayo le guste ser gris y pacato, es hora de tomar el control”, escribí en mi primera columna en esta sección (que no es un suplemento, chicos, es apenas una columna). Y con todo el revuelo que se generó a partir de “Los Graffiti y esa falta de glamour”, si me faltaba alguna confirmación para esa, la conseguí.

¿Tanta pavada porque a alguien se le ocurrió hablar de cómo se visten los uruguayos y su falta de interés en lo estético a la hora de ir a un evento? Por favor; ¿está mal que alguien cuestione por qué las estrellas de la música uruguaya van a recibir o entregar un premio de entre casa? No me parece.

Aprovecho para agradecerle a Sofía Rodríguez, que comprendió el mensaje y apoyó la moción, pero sobre todo a Alejandro Spuntone, su campera infladita y su montón de humor, que generaron una terrible bola de nieve.

No les voy a decir que nunca me sentí “discriminada” por ser “cheta”, pero lo que sentí en los últimos días superó todo lo que esperaba. Las reacciones generadas por una columna de opinión hecha con respeto (seguro que músicos de la talla de Spuntone y Ponce no tomaron esto como una ofensa, please) me shockearon.

¿Les parece bien sugerir que me falta tener sexo? Ok, banco. Ahora, ¿les parece bien sugerir que alguien tiene que (y cito textual) “gargajearme” la cara? ¿Regalarme un arma para para que me pegue un tiro? ¿Sólo por quejarme de una campera de lluvia infladita?

Chicos, qué mal que está todo esto. Si la moda les parece superficial bien, si les parece lo más importante del mundo, cool. ¿Pero esta violencia de dónde sale? Toda esta situación me ha superado, pero como dicen por ahí, “a la gilada ni cabida”.

Una cosita más que se me estaba escapando: las excusas de “no estamos en París, estamos en Uruguay” o “esto es rock”, conmigo no corren.

Besitos a todos, nos vamos a seguir leyendo por acá, cada vez más seguido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)