UNA ESTRELLA DE LA LITERATURA

La obra imprescindible de un Nobel

Desde el sábado 16 y durante 15 semanas, El País va a publicar la Biblioteca Vargas Llosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maestro. Una colección necesaria para volver a conocer la literatura de Mario Vargas Llosa. Foto: Darwin Borrelli.

partamos desde lo sabido. El premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa acaba de cumplir 80 años y tiene novela nueva, Cinco esquinas, una historia que transcurre en el Perú de Fujimori y Montesinos de la década de 1990. Además está de novio con Isabel Preysler, que no necesariamente viene al caso.

Convertido en un registro cultural compartido por varias generaciones, su protagonismo excede eso de que su obra es una parte destacada del fulgurante boom de la literatura latinoamericana de la década de 1960. Vargas Llosa y su archienemigo, Gabriel García Márquez, salieron de allí para ingresar en el canon de la literatura universal.

Parece haber unanimidad no sólo de su valor literario (por lo menos de la parte fundacional de su obra) sino también de su pertinencia en el debate político, cultural y social contemporáneo, un terreno en el que se maneja como pez en el agua. Su discurso de liberal de centro-derecha, al que nunca le falta tribuna, media, eso sí, en la lectura que se hace de su obra.

Lo hizo a su propio riesgo, al igual que García Márquez. Su pelea legendaria, tan personal como ideológica, es consecuencia de su tiempo.

Igual complica un poco imaginar a este señor omnipresente, atildado, protocolar y tan cómodo en su papel de aristócrata, con aquel joven díscolo que pergeñó sus primeros libros. Con el tiempo, aquellos experimentos iniciales fueron cediendo a esta complejidad amable hacia el público que queda más que evidente en el tono y el alcance de Cinco esquinas, pero que lo terminó transformado en una estrella de la literatura mundial.

La colección Biblioteca Vargas Llosa que desde el sábado 16 empieza salir con El País (más cupón, más 160 pesos) permite ver esos cambios que se empiezan a hacer más notorios con La fiesta del Chivo, justamente el volumen que inicia la colección.

En esta novela, publicada en el año 2000, se cuenta la historia ficcionalizada del asesinato del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo, desde varios puntos de vista diferentes. Es una novela de esas que se leen de un tirón que es lo que siempre consigue el Vargas Llosa postboom.

La colección, que es de la editorial Alfaguara, se completa con Pantaleón y las visitadoras, Travesuras de la niña mala, Los cuadernos de Don Rigoberto, La tía Julia y el escribidor, La ciudad y los perros, Los jefes y Los cachorros, ¿Quién mató a Palomino Molero?, El hablador, La casa verde, La civilización del espectáculo, El viaje a la ficción, El Paraíso en la otra esquina, El sueño del Celta y El héroe discreto. Está casi todo pero faltan Conversación en La Catedral, La guerra del fin del mundo y Lituma en los Andes, premio Planeta en 1993. La Biblioteca Vargas Llosa de El País quedará completa con sus 15 libros, el 23 de julio.

Vista así la bibliografía es contundente y variada. Están esos primeros ejercicios de mayor experimentación (La ciudad y los perros, La casa verde), el escritor popular que vislumbra un humor siempre presenta (La tía Julia y el escribidor, Pantaleón y las visitadoras), algunas zonas de transición (la erótica Los cuadernos de Don Rigoberto) y momentos de su literatura que pueden haber pasado desapercibidos y que está bueno descubrir.

Antes de ganar el Premio Nobel de Literatura 2010, este peruano nacido en Arequipa en 1936, ya había venido cosechando premios desde su primer libro de relatos, Los jefes (incluido en la colección). La lista de distinciones incluye el Rómulo Gallegos, el Cervantes y el Príncipe de Asturias.

A comienzos de año, encima, se supo que pasará a formar parte de la legendaria La Pléiade, la colección que reúne el canon de la literatura universal a través de antologías que concentran los grandes textos de los mayores autores. Eso no suele pasar con un autor vivo. Los otros escritores en castellano que figuran en esa colección son Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Cervantes y Octavio Paz.

Buena parte de los libros elegidos para La Pléiade están en esta colección que desde el sábado 16 edita El País. Son, además, un buen conjunto para analizar una obra siempre polémica, siempre vital y tan trascendente. Y recuperar el hábito de leer a los clásicos.

LOS TRES PRIMEROS.

La fiesta del chivo - 2000.

La historia ficcionalizada del asesinato de Trujillo, el dictador dominicano. Es uno de sus grandes libros: la historia es atractiva, está muy bien contada y la combinación de historia real con ficción funciona de maravilla.

Pantaleón y las visitadoras - 1973.

Otro de sus clásicos. En la Amazonia peruana, el Ejército arma un servicio de prostitutas para complacer a la soldadera. Pantaleón Pantoja se tiene que encargar de eso pero aparece "La brasileña" y el formal Panta pierde la línea.

Travesuras de la niña mala - 2006.

La historia de la pasión de Ricardo Somorcucio por Otilia, la niña mala. A lo largo de su vida, el protagonista se cruzará con ella en una novela con varios escenarios y que ha sido señalada por su fuerte componente erótico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)