A fines de noviembre abre el nuevo Museo Gurvich en la Ciudad Vieja

La obra de un gran maestro vuelve a su ciudad más amada

El museo Gurvich de la calle Ituzaingó cerró en diciembre de 2013 por lo que ya han pasado casi dos años que Montevideo no tiene un espacio dedicado a la obra de unos de sus artistas más reconocibles y apreciados. Llegó el momento de cubrir esa ausencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martín Gurvich, fiel celador del legado de su padre y director del nuevo museo. Foto: F. Ponzetto

"Yo creía que en diciembre de 2014 ya íbamos a tener el nuevo museo", dice Martín Gurvich, el hijo del artista y director del museo. "Pensé que era una cuestión de pim pam pum". No lo fue . Pero ahora, sí. en noviembre abre el nuevo museo dedicado a la obra de José Gurvich, en una moderna instalación en la calle Sarandí.

La nueva locación —parte de las viejas oficinas de Cutcsa frente a la Catedral—, tuvo que ser adaptada y reciclada para la nueva función. Y conseguir todos los apoyos necesarios para un emprendimiento de esta clase también llevó más tiempo.

La inauguración está prevista para fines de noviembre y la obra avanza a paso firme. La primera actividad será un coloquio de arte latinoamericana al que asistirán figuras de todo el continente. Y ya se están preparando las tres exposiciones temporales del próximo año.

La obra de Gurvich no abunda en museos en Uruguay. "El Museo Nacional de Artes Visuales tiene una sola obra comprada en la década de 1960 y el Blanes creo que tiene algo pero nunca lo vi expuesto". Abunda, sí, en colecciones privadas en todo el mundo porque "Gurvich despierta un afán de poseer su obra en los amantes del arte", dice Martín quien cuida al legado de su padre hace 23 años.

—¿Por qué el Estado uruguayo compró poco Gurvich?

—Fue un poco el destino de Gurvich de que el Estado no lo comprara cuando era más accesible en precio. En la muestra que organizó la Comisión de Bellas Artes en 1967, en la que los coleccionistas compraron mucha obra, el Estado no adquirió nada.

—¿Cómo ha sido la apreacición de la obra de Gurvich?

—Su valoración económica y el aprecio del público ha sido gradual pero en aumento. Cada artista tiene su karma y el de Gurvich es que siempre ha sido dificultoso, lento pero seguro y en aumento.

José Gurvich nació en Lituania en 1927 y las cinco años llegó a Uruguay. En 1945 se integró al Taller Torres García y esa primera etapa de su carrera está marcada por su apego al constructivismo. Desarrolló su carrera en Israel y en Nueva York, donde vivió sus últimos años; murió joven, a los 47 años, mientras pintaba un cuadro de temática judía, sukot, uno de los centros de su obra.

"Estaba muy absorto en su trabajo, todos los días en largos horarios", recuerda su hijo. "Era un obrero del arte", resume.

Uno de los peligros de los museos dedicados a un solo artista es que cuando se llega a hacer el museo, se ha vendido mucha obra interesante. "Hemos hecho un esfuerzo para conservar obra fuerte e importante y además tenemos mucho material íntimo como bocetos y cartas , dice Gurvich.

"Queremos que sea un lugar dinámico, de encuentro, interactivo", dice. "Casi como un centro espiritual". Así, habrá lugar para conciertos, presentaciones de libros y muestras de artistas invitados a los que se dedicará dos pisos. Habrá, además, un sector educativo en donde se pretende recibir hasta tres escuelas por día.

La obra de Gurvich será presentada en orden cronológico empezando en la niñez con fotos de Lituania, un sector dedicado a su paso por el taller Torres en la década de 1940 y 1950 y una réplica del taller de Gurvich así los niños podrán ver cómo trabajaba y una sala de obra sobre papel.

En el piso dos estará toda la parte de los mundos fantásticos de Gurvich de la década de 1960, la temática judia y una salita con temas del Cerro. En el primer piso estará la sala de Nueva York, su última etapa y en la planta baja, la obra grande incluyendo el hermoso mural que hoy está perdido en la oficina del BPS de Sarandí. La entrada va a salir 100 pesos.

"Es chiquito local para va a tener varios espacios", dice Gurvich. " Y va a quedar un museo interesante para el páis". Ya queda poco para que Gurvich esté de nuevo en su ciudad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)