TEATRO

Musical y la crónica roja para seducir al público

Mañana “Horror en Coronel Suárez” en Teatro El Galpón.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gerardo Begérez ganó los premios Florencio a mejor Director, Espectáculo y Musical.

Ganadora este año del premio Florencio al Mejor Musical, Horror en Coronel Suárez dará mañana dos funciones con las que se despide del público y de la temporada. Drama musical para una única actriz y cantante (Alicia Alfonso), el curioso musical basado en un episodio de la crónica roja argentina, se verá este sábado en El Galpón (Av. 18 de Julio 1618), a las 20:00 y a las 22:00, con entradas a $ 250.

Autor del texto y a la vez su director, Gerardo Begérez tuvo un gran 2015, dado que conquistó también el premio Florencio al Mejor Director, por Cocinando con Elisa, que compartió con Jorge Denevi y su Constelaciones. En diálogo con El País, Begérez subrayó el interés que para él tiene trabajar los aspectos musicales de la escena, tanto en teatro netamente de texto como en un musical. "A la música siempre le concedo un lugar preferencial en mis espectáculos. A través de ella despertamos, sacudimos, otorgamos contexto, potenciamos la historia, movilizamos las emociones de los espectadores. Es la lengua universal de la humanidad y trasciende idiomas, banderas y fronteras. Entra por el oído y va directo al alma".

Horror en Coronel Suárez trata sobre la reclusión forzosa a la que fue sometida una mujer, que utiliza en la ficción el canto para enfrentar la situación. Paralelamente, Cocinando con Elisa, de la argentina Lucía Laragione, es la historia de una joven mujer, que sufre el acoso de sus patrones, en una situación que también toma ribetes policiales. "Soy un apasionado de la música francesa y ambos espectáculos coinciden en eso".

Sin embargo aclara: "Siempre intento diversificar mis poéticas. Me gusta variar los estilos y jugar con diferentes desafíos. No me caso con ningún género y trato de no encasillarme, aunque a veces eso no depende tanto de uno. Me interesa mucho adoptar historias reales, variando el contexto, dándoles un vuelo poético para que lleguen de una manera más profunda al alma humana. Porque lamentablemente de sangre y de amarillismo el mundo real está cubierto".

Begérez sobresalió en los últimos tiempos en la escena local, ofreciendo un tipo de teatro que comulga con un amplio espectro de público. "Como decía la gran China Zorrilla: el teatro tiene que divertir y hacer sentir a los espectadores que son más importantes de lo que ellos creen. La función de divertir es una de las más nobles que posee el teatro, sin tener por qué relegar una fiel reflexión sobre la realidad de nuestro tiempo. Hacer teatro divertido, de calidad y para la gente de hoy. Ese es el camino que intento recorrer".

El autor y director baraja varios planes para el año que viene, entre ellos estrenar el 16 de enero En la laguna dorada de Ernest Thompson, una producción de Teatro Circular con Estela Medina y Juan Graña como protagonistas. También en febrero empezará a ensayar un unipersonal con la actriz Susana Groisman, que será estrenado en la Alianza Uruguay-Estados Unidos en junio, a la vez que seguirá trabajando con El Galpón.

Begérez residió siete años en Buenos Aires, donde montó muchas obras, y ahora está nuevamente establecido en Uruguay. "Acá trabajo más tranquilo, aunque a veces los tiempos parsimoniosos que tenemos los uruguayos me exasperan un poco, eso de que antes de tomar una decisión hay que sentarse a tomar unos mates, me impacienta un poco", concluye el artista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados