ENTREVISTA

Zorrito Von Quintiero hace un repaso por las anécdotas de sus visitas a Punta del Este

Un recital con Soda Stereo en Las Grutas, un viaje a dedo con Charly García y más. El músico argentino repasa su vínculo con Punta del Este. 

Zorrito Von Quintiero en Medio y Medio. Foto: Sol Giraudo.
Zorrito Von Quintiero en Medio y Medio. Foto: Sol Giraudo.

Fabián “Zorrito Von” Quintiero se ríe mientras recuerda la primera vez que visitó Punta del Este. Era el verano de 1985, tenía 19 años y había cruzado para tocar junto a Soda Stereo en un boliche de Las Grutas. “Sentí que estábamos tocando adentro de una montaña”, comenta con una carcajada. “Era muy moderno, pero estaba lleno de humedad”, agrega. Era la época del disco Nada personal —ese que llevó al grupo a girar por el continente de la mano de “Cuando pase el temblor”— y el tecladista era considerado “el cuarto Soda”. Tras ese show, nunca dejó de visitar Uruguay.

“Me siento muy querido acá”, asegura el argentino que además fue parte de Ratones Paranoicos, y que toca con Charly García desde 1987. “Me encanta Uruguay y es una relación que me gusta tener, extender y curtir”. A esta altura, la presencia del Zorrito en el balneario es un clásico. Uno ya sabe que siempre va a estar en la vuelta. 

Encontrarse con el Zorrito no parece ser tan complicado. Casi todos los días sube alguna historia a su cuenta de Instagram, donde se filma recomendando algún bar o restaurante. No sería nada extraño ir a comer un chivito o tomar una cerveza, y encontrarse al músico charlando en alguna mesa.

Pero el lugar donde seguro se lo va a encontrar es en Medio y Medio, de Punta Ballena. Desde hace cinco años se presenta cada martes de enero junto a un grupo que mezcla músicos argentinos y uruguayos. Esta vez, la pandemia obligó a un cambio de logística, y Los Gustocks —así se llama su grupo— está formado exclusivamente por uruguayos (ver recuadro). “En este caso somos Los Gustocks, Bo”, comenta con otra carcajada.

Lo que no cambió es la dinámica. La primera parte del show incluye versiones de clásicos del rock rioplatense, estadounidense e inglés, y la segunda está librada a la adrenalina y la sorpresa que genera el intercambio con artistas que andan en la vuelta. En estas cinco temporadas, el público se sorprendió con shows improvisados de Charly García, David Lebón, Bernard Fowler —corista de The Rolling Stones—, Ruben Rada y muchos más.

En el caso de García, su sorpresiva visita a Uruguay llegó a las tapas de los diarios argentinos. Es que nadie se lo veía venir, ni siquiera el Zorrito, uno de sus grandes compinches. “Fue hace tres años, y vino de sorpresa a mi cumpleaños”, relata. “Me llamó a las 16.00, me dijo:‘Voy para allá’ y se tomó un avión. Justo era martes y tocó por primera vez en Medio y Medio”. Luego de participar del show del Zorrito, organizaron un recital improvisado para 100 personas. “Esas joyitas no se dan todos los días”, dice.

Y esa es tan solo una de sus tantas anécdotas junto a García en el balneario. “Me acuerdo de estar con Charly en la playa de Solanas, en el verano del ‘87. Ese es un lindo recuerdo”, asegura. “Nos prestaron unas sillitas porque no teníamos nada. Incluso nos volvimos a dedo desde la playa”, comenta. “Con Charly te llevan enseguida”.

Para el Zorrito, las noches de jam en Medio y Medio no son una novedad. A mitad de los noventa supo presentarse junto a Charly en varios recitales improvisados en Mango Bar, un boliche de La Barra. En YouTube está la grabación de una de esas noches, y se percibe el disfrute de la banda al momento de tocar clásicos de The Beatles, The Rolling Stones y Jimi Hendrix. “Esos shows eran un placer”, asegura.

Otro de sus grandes recuerdos en Punta del Este está ligado al boliche El Viejo Jack. Allá tocó junto a leyendas como Pappo, Andrés Calamaro, Juanse y García, claro. “Estábamos muy pegados a la movida que después se movió a la música electrónica. Allá por los noventa había mucho público joven, chicas lindas y grandes zapadas. Pero también te esperaban los paparazzi en la puerta, que querían ver el quilombo y sacar fotos. Era una época muy distinta”, asegura.

Y, haciendo un repaso por aquellos veranos, Zorrito se toma un momento para recordar algunas historias con Diego Maradona. “Anécdotas tengo a lo loco”, comenta con una sonrisa. Sin querer ahondar en muchos detalles menciona almuerzos junto a Maradona y Juanse, y hasta algún partido de fútbol con el astro argentino. “Había gente que tenía unas lindas canchas en sus casas y después de la playa nos íbamos a jugar al fútbol. Es bastante flashero”.

Volviendo a los recitales que ofrece cada martes de enero en Medio y Medio, Quintiero celebra la posibilidad de tocar nuevamente frente a espectadores. “El año pasado fue un gran síndrome de abstinencia para el músico”, asegura. “Un show no existe sin el público y la música en vivo es como nuestra religión. Para mí, subir al escenario y darle alegría a la gente no tiene precio”. Quienes asistan a sus shows podrán comprobarlo.

los gustocks

Un clásico de Medio y Medio que vuelve renovado

"Ha sido un año totalmente loco y difícil, pero pude venir. Al principio, hubo mucha duda sobre los permisos para llegar a Uruguay y después tocar, pero se pudo” , asegura Quintiero. Si bien el argentino pudo cumplir con su visita anual a Punta del Este, el resto de los músicos quedaron allá, así que debió armar Los Gustocks, el grupo con el que suele presentarse en Medio y Medio. De esta manera, la nueva formación incluye a los guitarristas Federico “Dinamita” Pereda y Pablo “Bambino” Coniberti (miembro de No Te Va Gustar)y el baterista Emilio Pérez. Además de Quintiero, la cantante Anita Álvarez de Toledo es la única argentina del grupo, ya que reside en Uruguay. Las entradas para los shows están a la venta a través de RedTickets, y las entradas van de 940 a1340 pesos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados