ENTREVISTA

Zoe Gotusso habla de Salvapantallas, que se despide en Uruguay, y de su futuro solista

Santi Celli y Zoe Gotusso, o sea, Salvapantallas, tocan este jueves en Sala del Museo en formato íntimo, y le dicen "hasta luego" a un dúo exitoso

Santi Celli y Zoe Gottuso son Salvapantallas. Foto: Difusión
Santi Celli y Zoe Gotusso son Salvapantallas. Foto: Difusión

Todo pasó en tres años. Zoe Gotusso y Santiago Celli se encontraron por redes sociales, se juntaron a cantar, grabaron una versión de “Fue amor” de Fito Páez que se viralizó (hoy ronda los 20 millones de reproducciones en YouTube), y rápido le dieron forma a Salvapantallas. El dúo cordobés se convirtió en un éxito pop que rápidamente cambió las versiones ajenas por las canciones propias, con las que armó un disco, SMS, que cuenta con una preciosa colaboración con Jorge Drexler, referencia evidente para los dos. Tocó en escenarios importantes, pasó por festivales, giró, y ahora se despide con un “hasta luego” que no cierra las puertas definitivamente, pero casi.

Este jueves a las 21.00 en Sala del Museo, Salvapantallas se presentará en formato íntimo, a guitarra y voz, para decirle adiós a sus fans uruguayos (las entradas están en Abitab). “Tiene una carga emotiva bastante importante”, cuenta a El País Zoe Gotusso, en charla telefónica que la encontró en Chile.

La charla viró hacia la carrera solista que ya empezó —tiene tres temas editados, colaboró en vivo con No Te Va Gustar y grabó un hit con LOUTA, entre otras cosas—, pero “ahora mi deuda es con Salvapantallas”, aclara: “es un proyecto que empecé muy arriba y quiero que termine muy arriba”.

—¿Cómo está siendo despedirse de Salvapantallas, en el vivo y hacia adentro?

—Me cuesta dividirlos. Adentro, lo tengo decidido, tengo muchas ganas y por eso no puedo ni negarlo. Tengo un fuego tan inmenso que ya quiero decir cosas sola, y eso no lo puedo parar; es una deuda que tengo conmigo. En cuanto al escenario, que sería lo más físico, la práctica, me da un poquito de miedo, porque es más fácil ir a rendir de a dos, y ahora voy a estar sola. Va a haber un equipo y una banda, pero la capitana del barco voy a ser yo, las decisiones van a ser cien por ciento mías, y es otra responsabilidad. Me da miedo, pero no elijo frenarme en el miedo: elijo frenarme en el instinto y combatir ese miedo.

—¿La confianza es lo más grande que te llevás de Salvapantallas?

—No, yo creo que aprender a trabajar, a defenderme, a negociar y compartir. Mucho aprendizaje, como salir a la calle. En Córdoba estaba en la misma de siempre, y Salvapantallas me avivó un poco. Porque no nos iba a defender nadie más que nosotros mismos, entonces eso es lo que más me dejó: mucho crecimiento personal.

—Dejan a la banda en su mejor momento, antes decidieron dejar de hacer versiones y armar repertorio propio, para no ser youtubers sino artistas. Y eso lo han elegido sabiendo que por ahí, otro camino era más fácil.

—Sí, y esto lo hablé con Santi hace no mucho, de que nosotros podríamos seguir haciendo versiones, tocando en conciertos privados y ganando muchísima plata. Pero claramente no nos interesa eso, o tener mil suscriptores en YouTube, porque decidimos tener un disco propio. Yo igual valoro mucho la versión y nunca la voy a dejar de hacer, pero ahora me doy cuenta de que hay una tendencia a tirarnos piletazos. Hacíamos versiones y todo bien: pum, hicimos un cambiazo. Empezamos a hacer temas propios y pum, dejamos de ser dos e hicimos una banda. Y ahora nos va bien y nos separamos y hacemos discos solos (sonríe). Ojalá nos volvamos a enamorar musicalmente; ahora necesitamos espacio.

—¿En qué momento hiciste el clic y decidiste hacer tu camino como Zoe Gotusso?

—Es algo que hablamos siempre y sabía que tenía el bichito adentro y que un día me iba a picar. Pero siento que el punto de quiebre fue hace un año, cuando me vine sola a Buenos Aires; empecé a moverme sola, a curtirme, a componer con amigos. Empecé a hacer canciones que quería cantar sola y empecé a tener un mundo sola. Y me junté a hablar con él y obviamente cuando de un lado pasa eso, del otro lado también está pasando.

—A partir de tus canciones solistas, parece que las de Salvapantallas tocan temas más universales, y las tuyas son más bajadas a tierra, más concretas: hablan del calefón, del monoambiente...

—Sí. SMS habla de otras búsquedas, me agarró en otro momento más chill, y ahora estoy atravesando un momento más de “cantautora”, que tiene que ver más con el mundo de ser uno, y que a ese uno le pasen cosas. Contar historias personales, como: estoy en mi monoambiente y no tengo calefón, cosas así. Incluso las canciones que tengo nuevas, que todavía no las estoy trabajando, ya es otro el personaje. Es re Zoe. Se nota, ¿viste? O la cachetearon de tristeza o estuvo más en soledad, porque ya hay otras búsquedas.

—¿Quisiste contrastar conscientemente la dulzura que se le adjudicaba a Salvapantallas? ¿Te molestaba eso?

—Me parece que es lo que genera y está bien, no me molesta, pero es verdad que un poquito me peleé con eso, con tanta dulzura, como que me empalagué. Igual yo soy así y voy a seguir siendo así, pero ahora tengo ganas de que esa dulzura tenga un poco de sal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)