Crítica

Weezer explora sonidos más calmos en un disco con la gracia de siempre

La banda de Rivers Cuomo acaba de publicar "Ok Human", un album con arreglos orquestales que revelan el arte de hacer canciones de la banda

Weezer
Weezer, versión 2021

“Todas mis canciones favoritas son lentas y tristes”, canta Rivers Cuomo en el mismísimo comienzo de Ok Human, el nuevo disco de Weezer, la banda que lidera desde mediados de los 90.

Afiliados, como siempre a un power pop de canciones precisas y cierta ironía en las letras, este es, como se avisa en “All My Favorite Songs”, esa primera de las 12 nuevas canciones, un asunto más melancólico que esa sana tontería adolescente que marca su carrera.

A ese tono ayudan los arreglos orquestales que ocupan el espacio donde antes estaba la guitarra. Hay un aire reposado de las canciones que descansan sobre arreglos de cuerdas, lo que es una verdadera novedad para la banda. Esa idea está sustentada por el trabajo del productor Jake Sinclair que consigue así mostrar una nueva faceta o destacar, al desnudarlas, la calidad de las canciones.

El título OK Human puede ser leído como un guiño al OK Computer de Radiohead, la clase de bromas que le gusta a la banda. Pero también es que es un disco orgánico y humano: incluso Weezer pueden comportarse como adultos por un rato. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados