Fiesta popular con nivel parejo

Una vuelta pareja pero que no logra sonar bien

Un repaso de la primera rueda del concurso de Carnaval.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Patos Cabreros actuaron el domingo y mantuvieron el nivel parejo de la categoría. Foto: A. De Brito

Terminó la primera rueda del concurso de Carnaval y los 44 conjuntos ya presentaron su espectáculo para la primera evaluación del jurado en la competencia.

El nivel se mantiene respecto al año anterior, y la mayor parte de los espectáculos tienen méritos suficientes para avanzar. Las categorías protagonistas son las de murgas y parodistas, aunque los espectáculos de mejor nivel este año se encuentran en otras categorías.

Para las murgas, en términos generales, sigue resultando difícil la crítica política así como salirse de modelos sociales dominantes en todos los aspectos. La mayor parte de los conjuntos no logra salirse de ellos a la hora de criticar, sea desde el humor o la seriedad.

En esta categoría, la resolución de la competencia resulta totalmente incierta ya que ninguna de las murgas logra sobresalir claramente sobre sus competidoras. Todas tienen alguna debilidad en sus repertorios, lo que hace pensar que el pasaje a la Liguilla será el primer obstáculo a vencer. La mayoría de las presentaciones tiene margen para crecer, y seguramente lo harán en esta segunda ronda.

El parodismo también presenta una férrea competencia determinada entre estilos y formas de construcción de espectáculos. Hay algo que parece estar claro y es que Zíngaros ha impuesto una forma de hacer parodismo que ha determinado un giro en la competencia, y que algunos conjuntos buscan revertir con sus puestas.

Todos los planteos son diferentes, con distintos encares y distintas apuestas económicas y artísticas. Todos, absolutamente todos en esta categoría tienen chance de pasar a una tercera instancia de definición.

El humorismo ha sido el rubro más complicado en cuanto al crecimiento artístico, y si bien las excepciones han determinado que la categoría se sostenga sin mayores cuestionamientos, la renovación parece lejos. Los exponentes siguen siendo los mismos y la competencia parece ir en detrimento del objeto principal, la risa.

Hay buenos espectáculos, cada vez mejor presentados pero también cada vez menos efectivos humorísticamente.

Las dos categorías de menor difusión y adhesión en Carnaval son este año las que presentan mejor calidad en sus espectáculos. Los tres más completos en esta primera rueda pertenecen a revistas y comparsas, lo cual es doblemente meritorio: son los conjuntos que menos trabajo tienen y los que mayor inversión requieren, teniendo en cuenta sobre todo la relación costo-beneficio. El dinero que se invierte en una revista o una comparsa no se recupera si no se obtiene algún premio en la competencia.

Aún teniendo en cuenta este aspecto, hay conjuntos que apuestan fuertemente a estas categorías y trabajan sus espectáculos de forma extremadamente profesional.

Problemas de sonido.

Un capítulo aparte en esta primera etapa de la competencia se le debe dedicar al sonido del Teatro de Verano, que ha presentado problemas en casi todas las presentaciones.

Hay conjuntos que realmente han visto perjudicados los resultados finales de sus espectáculos debido a micrófonos que no funcionan, que se cortan o que no se escuchan a través de la amplificación.

Luego de 11 etapas de concurso no se han visto mejoras en esta situación, y parece que el problema subsistirá durante todo el concurso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)