VOCA PEOPLE

Voces de todos los colores para canciones populares

El conjunto vocal israelí vuelve para 10 días de shows en el Teatro Movie; El País habló con su director, el músico Shai Fishman.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Voca People. Foto: Difusión.

Shai Fishman atiende la llamada de El País en Los Angeles. Aunque Voca People sea un grupo israelí, a esta altura podría considerarse internacional, con una audiencia esparcida en muchos países y que aprecia la particular mezcla de música, show y humor que Voca People ofrece. Fishman es el líder de la agrupación, que él mismo fundó hace ocho años en Israel. Luego de realizar incontables presentaciones en muchos países, llegó por primera vez a Uruguay el año pasado, cuando el grupo se presentó tres veces en el Auditorio del Sodre y agotó todas las funciones. Ahora, Voca People regresa a Montevideo para aún más funciones. Desde el 21 de junio y hasta el 3 de julio, el grupo vocal se presentará en la sala mayor del complejo Movie, en Montevideo Shopping Center, para reencontrarse con el público local. Entusiasta, Fishman habla rápido, saltando a las respuestas.

—¿Recuerda cuando vino por primera vez a Montevideo el año pasado?

—¡Sí, claro! Nunca había estado en Montevideo y eso me dolía un poco, era como una espina que tenía clavada. Porque uno de mis primeros profesores de música era uruguayo, un gran guitarrista. Me enseñó mucho de lo que sé de música. Para mí fue especial, sobre todo porque sabía que habíamos agotado y que nos iban a ver miles de personas.

—¿Le sorprendió ese éxito? ¿O el éxito en general de Voca People?

—Al principio, sí. Fue una sorpresa muy grande cuando arrancamos. Uno siempre trata de hacer algo que pueda llegarle a mucha gente, ¿no? Como artista, es natural tratar de llegarle a mucha gente con lo que uno crea, con la mejor calidad posible. Este show que hacemos ahora retoma ese espíritu del principio, pero ya con otro nivel de ambición. Tenemos más para ofrecer ahora.

—¿Es también profeta en su tierra?

—(Ríe). Como israelí puedo decir esto: sospechamos instintivamente de todo. Especialmente de las cosas que nosotros mismos hacemos. Nos dimos cuenta que la gente en otros países nos aceptó más rápido que la sociedad israelí, aunque ahora también tenemos éxito en nuestro país. Ya vamos por nuestro octavo año. Hemos superado eso.

—Entiendo que usted se formó en el jazz. ¿Cómo cree que influyó esa formación en lo que hace ahora con Voca People?

—No puedo mostrar todo lo que sé musicalmente, porque en Voca People no expreso tanto como cuando hago música para películas, o cuando compongo. Esas son cosas distintas a arreglar composiciones que otros hicieron y que son muy conocidas a nivel masivo e internacional. De hecho, las cosas que hacemos son tan conocidas que es casi ridículo. Lo digo a menudo: en el primer popurrí que hacemos en el show, hay canciones que figuran en listas como ¡"Las diez peores canciones de los 90"! (risas). Lo que quiero decir no es que sean malas canciones. No son las composiciones más complejas que se hayan hecho, pero hacerlas a capela, y que estén arregladas de manera tal que resulten frescas, es todo un desafío. Mi formación es principalmente clásica. El jazz vino después, gracias a una gran colección de discos. Me gustan muchas cosas musicalmente, tengo un gusto muy ecléctico, y eso me permite crear un show como el de Voca People, que además de ecléctico también es raro, por ser todo a capela y tener el aspecto humorístico y participativo. Me parece una buena fórmula

—¿Lleva mucho tiempo preparar un espectáculo de Voca People?

—Sí, claro. Porque lo que hacemos es, repito, raro. Los cantantes tienen que poder imitar un montón de instrumentos distintos, comprender cómo es que se toca una guitarra para poder imitarla bien. Encima de eso, tiene que ser divertido, tiene que generar risas. Y no pueden hablar. Es difícil encontrar gente Voca People. Y es aún más difícil entrenarla. Es exigente.

—¿Es un líder muy estricto?

—¡Me gusta decir que soy un tipo buena onda! (risas). Que hago bromas, que permito cosas, que tengo paciencia y que escucho a los demás. Pero cuando llega la hora de actuar, las cosas se hacen a mi manera. Si no, ¿qué estamos haciendo?

—¿Cómo hace para armar el repertorio?

—Me paso buscando cosas para hacer, de acuerdo a cada país o cultura que conocemos. Todo lo que pueda resultar interesante para interpretar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)