MÚSICA

Voces que brillaron en una velada

El Coro Nacional del Sodre, preparado por su director estable Esteban Louise, presentó este excelente concierto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Esteban Louise. Foto: Marcelo Bonjour

Se inició con la hermosísima Cantata N° 140 de Bach, de 1731. Esta cantata religiosa toma como referencia un himno de Philippe Nicolai y se sirve de un texto de Picander, que hace alusión a la parábola de las vírgenes prudentes y las necias del "Cantar de los Cantares" de Salomón. Los solistas fueron la soprano Flavia Berardi, el tenor Javier Pérez y el bajo Marcelo Otegui.

Berardi mostró un agradable timbre vocal con una sonoridad adecuada al estilo de la obra pero no al lugar donde se interpretó, haciéndose dificultoso por momentos apreciarla. Pérez, por su parte, tuvo en su breve participación un desempeño correcto. Otegui, como en otras oportunidades, cumplió excelente labor.

El coro del Sodre mostró excelente afinación, equilibrio entre las voces y correcto estilo. El coral Zion hört die Wächter singen estuvo estupendamente cantado por todo el grupo de tenores y dos barítonos, a diferencia de lo que exige la partitura, que es asignada al tenor solista. Con muy buen criterio Louise hizo que este coral tuviera un realce mayor dentro de la obra, por tratarse del fragmento más conocido de la cantata.

En la parte central del programa actuó el Ensemble Barroco de Montevideo, que acompañó la primera obra y estuvo nuevamente en la última. Hizo una espléndida versión del "Concerto Grosso op. 6 nº 4" de Corelli. Un serio sentido de cámara revistió su interpretación, con admirable control de la sonoridad y flexibilidad en lo que se refiere a la técnica del arco. Fue una verdadera gala sonora de ajuste y sincronización, así como de una ejemplar disciplina de las partes. Merecerían ser más conocidos por el público en nuevas presentaciones. Hay que destacar el excelente rol como concertino de la violinista Clara Kruk.

Para cerrar esta audición se interpretó el "Magnificat" de Vivaldi. En esta obra se sumaron a los otros solistas la soprano Laura Baranzano y la mezzosoprano Susana Ferrer. La actuación de los cinco cantantes merece el más franco elogio. La corrección y la precisión fueron cualidades comunes al quinteto completo.

Berardi en el "Et Exultavit", en el dúo "Esurientes" y en el trío final tuvo un desempeño correcto. Otegui en su participación en el trío "Sicut Locutus" cantó, al igual que en Bach, con singular y expresiva musicalidad, luciendo su potente voz. Ferrer posee una envidiable flexibilidad tímbrica tanto en los pianísimos como en los fortes, y su dicción da gran transparencia a su fraseo. Tanto Baranzano como Pérez tuvieron una discreta actuación.

El Coro del Sodre una vez más mostró su profesionalismo, coronando esta velada con una interpretación de antología. Lamentablemente, el público aplaudió los movimientos de las tres obras por no contar con los programas de sala.

Artista: Coro Nacional del Sodre. Director: Esteban Louise. Solistas: Flavia Berardi, Javier Pérez, Marcelo Otegui, Laura Baranzano y Susana Ferrer. Invitado: Ensemble Barroco de Montevideo. Programa: "Cantata Wachet aufruft uns die Stimme BWV 140" de Bach, "Concerto Grosso op. 6 nº 4" de Corelli y "Magnificat" de Vivaldi. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: 8 de mayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)