Billy Cobham celebra su clásico Spectrum en La Trastienda

Una visita de otra galaxia musical

En la década de 1970, había una cosa que se llamaba fusión que combinaba, básicamente, la fiereza del rock con el virtuosismo y la improvisación del jazz. El baterista Billy Cobham fue uno de los grandes nombres de ese género, y hoy en La Trastienda presenta una celebración de los 40 años de su disco clásico, Spectrum.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cobham es uno de los grandes bateristas de rock.

Cobham integró Mahavishnu Orchestra, una banda que no dice nada a alguien menor de 40 años pero que fue como los Rolling Stones para los adolescentes rockeros de la década de 1970. Una versión más rockera de Weather Report (y eso es mucho decir), la Mahavishnu integraba las experimentaciones del Miles Davis de Bitches Brew y del rock progresivo en un sonido inédito. Era, además, un supergrupo: allí estaban, además de Cobham, Bill Evans, Jan Hammer, Jean-Luc Ponty, John McLaughlin y Narada Michael Walden, entre otros.

Nacido en Panamá en 1944 pero criado en Nueva York, Cobham era una parte fundamental del sonido de la banda. Venía del jazz ya que había trabajado con gente como Horace Silver y, principalmente, con el Miles Davis más alocado de finales de la década de 1960. Allí compartió banda con McLaughlin, un guitarrista excepcional, con quien formaría la Mahavishnu. Se separaron en 1973 y dejó a Cobham listo para una carrera solista. Su disco debut, Spectrum, es considerado su obra maestra y es el que viene a tocar hoy a la noche en La Trastienda.

Tenía todo para ser un clásico aunque hoy aparece bastante alejado de las tendencias actuales. Su mayor conexión con el pasado reciente de la música popular es el sampleo que hace de "Stratus", Massive Attack en Blue Lines. La de Cobham era una banda importante: estaba el tecladista Jan Hammer, el guitarrista Tommy Bolin (de fama posterior con Deep Purple) y el bajista Lee Sklar; en la plantilla también figuran el bajista Ron Carter y el percusionista Ray Barretto.

Escuchado hoy, el disco suena demasiado experimental aunque hay momentos de alta factura. Toda una generación apreció y algunos seguirán apreciando el riesgo que Cobham corre con su banda. Podrán explicarle a sus hijos lo amplio que era el rock cuando ellos eran jóvenes.

"Con el tiempo he aprendido a calibrar la energía, y aplicarla realmente donde se necesita", le dijo Cobham a La Tercera de Chile. "Esta nueva versión de Spectrum es más madura que la anterior. Ahora pienso más en mis compañeros cuando compongo, de manera que sea un desafío para ellos, y que a la vez lo disfruten. De esta forma nunca dejamos de aprender".

El show en La Trastienda es a las 21:30.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados