Crítica

Visita brillante para un concierto dedicado al mar

Crítica del concierto El mar en la música a cargo de la Orquesta Filarmónica de Montevideo

El pianista francés Pascal Rogé fue solista en este concierto de la Orquesta Filarmónica de Montevideo. Foto: Difusión
El pianista francés Pascal Rogé fue solista en este concierto de la Orquesta Filarmónica de Montevideo. Foto: Difusión

La Chopin Society of Hong Kong y las autoridades del Teatro Solís fueron las que posibilitaron la venida a Uruguay del eximio pianista francés Pascal Rogé, para actuar el mes pasado con la Orquesta Filarmónica de Montevideo, en un concierto que fue a total beneficio de la Fundación Amigos del Teatro Solís.

La velada se inició con la interpretación del célebre Concierto nº 2 para piano y orquesta op. 22 de Camille Saint-Saëns. Esta obra fue escrita en 17 días, en abril de 1868. Su estreno tuvo lugar en la Sala Pleyel de París el 13 de mayo de ese año, siendo la orquesta dirigida por Anton Rubinstein y actuando como solista el propio compositor.

Este concierto, que no se escuchaba en Montevideo hace más de 20 años, tuvo a la pianista uruguaya Mercedes Olivera de Cowling como su notable y más frecuente intérprete.

Ficha
El pianista francés Pascal Rogé fue solista en este concierto de la Orquesta Filarmónica de Montevideo. Foto: Difusión
El Mar en la Música
A cargo deOrquesta Filarmónica de Montevideo
DirectorLigia Amadio
SolistaPascal Rogé (piano, Francia)

Programa: “Concierto nº 2 para piano y orquesta op. 22” de Camille Saint-Saëns, “Waking Up Down at the Bottom of the Sea” de Alejandro Rutty; “Prélude a l’après- midi d’un faune” y “La Mer” , de Claude Debussy.
Dónde: Teatro Solís.
Cuándo: 28 de agosto.

En Pascal Rogé se da una admirable conjunción entre las más altas dotes musicales e interpretativas, con las virtudes de una escuela instrumental de primer orden. Posee un dominio absoluto de la digitación y de los pedales.

De sus manos, los sonidos emergen para edificar una arquitectura que por momentos sugiere la suprema sencillez y a la vez la inimitable perfección de un cristal. Rogé es, por sobre todas las cosas, un artista sumamente sensible, y esto se reflejó en sus interpretaciones.

Ligia Amadio dirigió a la Orquesta Filarmónica de Montevideo. Foto: F. Ponzetto
Anuncio de "El Mar en la música" a cargo de la Filarmónica de Montevideo

Los espectadores quedaron con ganas de escucharlo más, y él ofreció como bis la “Gnossienne nº 5” de Erik Satie. Fue realmente una pena que su actuación en Montevideo no fuera aprovechada como merece, pues el público que concurrió apenas cubrió la mitad de la platea y algunos palcos aislados. Deseamos que regrese pronto para poder oírlo nuevamente, pero en un recital de piano, aspiración que esperamos se cristalice.

Por su parte, la directora Ligia Amadio ofreció un acompañamiento orquestal muy equilibrado, y se la vio muy compenetrada con la labor del solista, obteniendo una versión muy lograda.

Luego del intervalo se escuchó en primera audición para Uruguay “Waking Up Down at the Bottom of the Sea”, del compositor argentino Alejandro Rutty (1967).

Si bien su obra se refería al mar como la que se escucharía al final del concierto, distaba mucho del nivel de las otras obras que se abordaron. Hubiera sido preferible no colocarla en este programa, que buscaba mostrar el más genuino espíritu de la música francesa.

Luego, Amadio cerró esta audición con dos obras cumbres de la producción debussyana como son: “Prélude a l’après -midi d’ un faune” y “La Mer”.

En la primera, Amadio brindó una versión cuidada y muy clara, exaltando la riqueza de matices que exige la partitura, y en la segunda trató que la orquesta expusiera de la manera más fidedigna posible la gran belleza descriptiva que contiene.

Si bien la versión fue correcta, tal vez se hubieran precisado algunos ensayos más para obtener un resultado más convincente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)