música 

El vinilo, una forma de rescatar los sonidos nacionales

Se reeditan "El tiempo está después", de Fernando Cabrera, y la recopilación "Graffiti"

Los tres vinilos reeditados
Los tres vinilos reeditados

A medida que crecen las ventas de música en vinilo, también crece la variedad de títulos disponibles. Desde hace casi 10 años, el consumo en este formato aumenta cada año, lo que permite que las discográficas reediten el material clásico de su catálogo, a la vez que publican material reciente.

Además del sello independiente Little Butterfly Records -que desde 2014 ya lleva editados 17 álbumes en vinilo, que van de reediciones a nuevos discos-, desde hace años Bizarro Records está trabajando en la edición de música en este formato, aunque con una producción más pausada.

La primera edición en vinilo del sello fue en 2008, con El camino más largo, de No Te Va Gustar. Desde entonces, el grupo editó sus cuatro discos siguientes en este formato. La Vela Puerca y Cuarteto de Nos también editaron sus nuevas producciones en ese formato , pero recién el año pasado fue que Bizarro se metió en el mercado de las reediciones.

Aprovechando el rico catálogo del extinguido sello Orfeo (que funcionó entre 1960 y 1997, y que está en manos de Bizarro desde 2007), ya se habían editado dos títulos fundamentales de la música uruguaya: los debuts discográficos de Alfredo Zitarrosa, Canta Zitarrosa de 1965, y de Los Traidores, Montevideo Agoniza que es de 1986.

Andrés Sanabria, director de Bizarro, dice que estas ediciones son una forma de darse “un gusto” porque en realidad el público que compra vinilos es reducido. “No hacemos ediciones pensando que vas a tener un recupero de dinero. En caso de lograrlo, es después de muchísimo tiempo”.

Sin embargo, Montevideo Agoniza se convirtió en el vinilo más vendido del mercado uruguayo, desde noviembre del año pasado a setiembre de este año, con 300 copias de una tirada de 500.

Este año se decidió volver a trabajar con reediciones, y se acaban de publicar dos obras fundamentales del repertorio uruguayo de la década de 1980.

Uno es el compilado Graffiti (1985), que incluye a varias de las bandas del rock posdictadura, como Zero, Los Traidores, Neoh 23, Los Estómagos, ADN y Los Tontos. El otro es El tiempo está después (1989), uno de los mejores discos de Fernando Cabrera y el responsable de marcar la personalidad artística que definiría su obra en los años siguientes.

Si bien ambos trabajos marcaron un precedente en la escena musical, estuvieron fuera del alcance del público durante años: Graffiti se reeditó en CD en 2004, y El tiempo está después en 2011, pero rápidamente se agotaron. Finalmente se hace justicia y volverán a las bateas de música con un sonido remasterizado en Chile por Walter Águila a partir de los másters digitales de César Lamschtein.

Otra de las novedades es la llegada en vinilo de #8, de Buenos Muchachos. Editado a finales del año pasado, el álbum fue aclamado por la crítica y ganó cinco premios Graffiti. Hacía tiempo que el grupo estaba por editar su música en este formato: en 2015 iban a hacerlo con Amanecer Búho. Por la portada y los ambientes sonoros que propone, este álbum es perfecto para escuchar en tocadiscos y tenerlo en ese formato grande y cuadrado en el que antes venía la música.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)