BRUCE SPRINGSTEEN

El que viene a ofrecer su corazón

El músico estadounidense tiene libro de memorias y disco con sus grandes éxitos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bruce Springsteen. Foto: Difusión

Quizás por aquello de haber nacido para correr, más que para ser salvaje, Bruce Springsteen ha venido siendo desde hace 40 años una máquina de rock and roll. Y no está dispuesto a parar: por algo se lo conoce como "el jefe".

Hoy se publica Born to run (o sea eso de "Nacido para correr", como uno de sus grandes discos) su primer libro autobiográfico. Las memorias, de unas 500 páginas que se anuncian llenas de franqueza, ya es best seller antes de salir: es el más vendido en Amazon.

Y aprovechando el momento único —está claro que son las memorias rockeras del año— Sony Music acaba de editar (está disponible en Spotify), Chapter and Verse, un compilado que rastrea su música desde los sonidos inéditos de su primer banda, The Castiles, hasta su último album, High Hope, que es de 2014.

Lo más interesante del disco está en las cinco canciones inéditas incluidas que permiten ver la evolución de muchacho con pasión por el rock a estrella más grande del universo durante varios tramos de su carrera.

Así se, el disco se inicia con la furia garagera de The Castiles, reflejado en un tema propio (Baby, I que abre la selección) y el inevitable cover de un blusero (You can Judge a Book for its cover, de Willie Dixon). Sigue con lo que hizo con Steel Mill, que es un poco más maduro (Hes Guilty (The Judge Song) aunque deja bien claro cómo Van Morrison es una influencia importante que está aún más clara en la también sureña The Ballad of Jesse James firmada por The Bruce Springsteen Band; en Henry Boy queda evidente su vena folk siempre tan cerca de un Dylan proletario.

Las canciones inéditas abarcan el formativo período que va de 1965 a 1972, cuando saltó a la fama con un disco debut promisorio (Greetings from Asbury Park, N.J.) y es lo único novedoso de una selección que desde ahí repasa los éxitos más previsibles: están Born to run, Badlands, The River, Born in the U.S.A., Brilliant disguise, The Ghost of Tom Joad, The Rising y Wrecking ball. Parece un recopilatorio para principiantes de Springsteen pero eso no quita que sea una selección impresionante.

Springsteen es uno de los grandes en la categoría de los íconos de la canción rock a la altura de Dylan o Neil Young. En sus canciones tiene un ojo narrativo que, casi siempre, se centra en un personaje obrero, romántico, americano; es una generalización, claro, pero alcanza para entender la idea. En sus shows se lo suele ver en plan entrega total, logrando un lazo único con una audiencia adulta y aun así fervorosa. Tiene 67 años, la misma presencia y los amigos de siempre: muchos de la E Street, su banda, vienen tocando con él desde antes del comienzo.

Si no puede ver el video haga click aquí

Memoria franca.

Born to Run, el libro (que en Amazon, sale 19,50 dólares en tapa dura y 14,99 para kindle; no hay anunciada edición en español) es un proyecto largo: le llevó siete años escribirlo. Quizás sea que, como en sus shows o en sus discos, Springsteen es un tipo al que las cosas le salen así.

Se ha dicho, por ejemplo, que cuenta su convivencia con la depresión, que suele aparecerle con frecuencia y fuerza. Y su vínculo con un padre al que compara con Charles Bukowski, el dipsómano escritor de Los Angeles. Y su ambición de triunfar en el rock and roll. También hay detalles de su vida como padre de familia (intentó criar a sus tres hijos lejos de la frivolidad de tener un padre estrella de rock) y amorosa (un primer matrimonio frustrado, el segundo, aún en vigencia con Patti Scialfa y algunas reflexiones sobre su condición de figura pública.

"Ayuda que Springsteen pueda escribir no sólo letras de canciones llenas de vida, sino una prosa buena, sólida que viaja todo el camino hasta el margen derecho", escribió el novelista Richard Ford sobre Born to Run para The New York Times.

Si cada año tiene sus memorias del rock (las de Keith Richards y las de Rod Stewart, por ejemplo), la de Bruce Springsteen es la posibilidad de conocer al más esforzado de su clase. Y el que ha hecho de la franqueza un sello que lo hace único en su especie.

TRES MOMENTOS DE UN CREADOR.

Born To Run.

Es, en realidad el terrce disco de Springsteen quien ya había dos obras magníficas (Greetings from Asbury Park, N.J. y The Wild, The Innocent & the E Street Shuffle) pero acá (1975) consiguió afinar su llegada al público. Eso gracias a canciones como (la que le da el título, "Thunder Road", "Ten Avenue Freeze Out") y la confirmación de que esa banda estaba hecha para conquistar el mundo.

Born in the U.S.A.

Es la gran consagración de Springsteen que ya era muy popular pero con esto se hizo global. De acá salieron siete canciones que llegaron al Top 10 incluyendo el himno que da título al disco y que ha sido leído desde la izquierda y la derecha. Pero lo mejor es la confirmación de que un cambio de sonido podía convertir a esas crónicas estadounidenses en verdaderas joyas pop.

The Rising.

La semana pasada le preguntaron a Springsteen por sus cinco canciones preferidas e incluyó "The Rising", pieza central del disco de mismo nombre editado en 2002. El album está marcado por los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. La producción de Brendan OBrien ayuda mucho a darle una unidad a este disco sombrío pero con cosas grandes e importantes para decir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)