Entrevista a Carlos Marín

“Yo soy más de la vieja usanza”

El reconocido cantante se presenta en Punta del Este en un espectáculo de gran despliegue

Carlos Marín
Carlos Marín vuelve a Uruguay. Foto: Difusión

Reconocido cantante lírico, productor y mánager español, tiene buena parte de su público entre los seguidores del grupo Il Divo, cuarteto vocal de música clásica, que formó con el tenor suizo Urs Bühler, Carlos Marín, el tenor estadounidense David Miller y el tenor francés Sébastien Izambard. Pero Marín tiene también una gran carrera fuera de ese famoso cuarteto, y es en esa modalidad que se presentará en Uruguay. Lo hará el sábado 18 de agosto (*) a las 21.00 en el Centro de Convenciones de Punta del Este (en Pedragosa Sierra y Aparicio Saravia), en un show de gran despliegue, con el que recorrerá todo un abanico de géneros musicales. Entradas en Red UTS.

-¿Qué repertorio vas a hacer en esta visita a Uruguay?

-Este es un show que pensé mucho tiempo en hacerlo, y que tiene un repertorio que recorre mi carrera: va desde Frank Sinatra, Tom Jones, Elvis Presley, hasta boleros y tangos. Voy a tener de artista invitada a la soprano Innocence, con quien vamos a hacer además algunos dúos. Es un espectáculo muy en plan Las Vegas, con doce bailarinas en escena, que también son acróbatas. Tiene bailes aéreos, una orquesta de 20 músicos, pantallas de video. Es un show de dos horas y 15 minutos, en el que voy explicando el espectáculo. Y contando además mi historia desde mis inicios, narrando porqué canto estas canciones.

-Un show muy romántico, ¿verdad?

-Completamente. Cuando uno es cantante, y canta canciones melódicas -aunque en este espectáculo hago desde rock hasta lírico-, tienes que ser un romántico empedernido, para poder llegar al público. Porque como intérprete, cada canción tiene su propia historia: estás contando una historia de amor. Y todos los que nos dedicamos a cantar este tipo de repertorio, si no fuéramos un poco románticos, no podríamos hacerlo. Es un espectáculo a la vieja usanza, totalmente romántico pero a la vez espectacular, muy al estilo de Las Vegas del tiempo de Sinatra, con bailarinas hermosas, con plumas, conmemorando un poquito lo que era antiguamente la revista, al estilo del Lido de París. Busco que en el tiempo del concierto el público se pueda olvidar de las penas, o de las penurias que uno pasa en la vida. Es un espectáculo duro de cantar, porque son más de dos horas.

-¿Qué fue lo que hizo único a Il Divo, el famoso cuarteto vocal que tu integrás?

-Lo que lo hizo único al grupo es que cuatro señores que venían del mundo de la lírica, o del pop, o de distintos géneros, pudieran armonizar, cada uno desde su estilo. Nadie apostaba por el grupo, ni siquiera yo. Y llevamos vendidos 40 millones de discos. Y nos han salido tantos imitadores. Ya llevamos 15 años con Il Divo, que es un récord, y lo que nos queda por delante.

-¿Cómo se formó Il Divo?

-En principio yo no quería ser parte de ningún grupo, y mi mánager me sugirió que me presentara a un casting privado. Y me presento y me encuentro una fila de gente. Y yo fui con mi ego de cantante, y hablé con las asistentes que estaban ahí, y me dieron un número y me pidieron que llenara un formulario. Y a esperar en la cola. Y fue gracias a Innocence, quien me dijo que intentara entrar en ese grupo. Porque ella fue mi mujer durante 17 años, luego nos divorciamos, y somos súper amigos y yo soy su productor. Y luego el productor musical de Il Divo, Simon Cowell, nos dijo que teníamos que ser amigos, y tratar de que eso funcione, el tiempo que dure el grupo. Y por otro lado, con Innocence, como nos llevamos tan bien, y ella tiene una voz extraordinaria, hemos hecho ese tándem de cantar juntos. O sea que en este momento que Il Divo está de vacaciones, aprovechamos a salir de gira en este otro formato.

-Tu sos español pero medio alemán, ¿es así?

-Sí, soy español pero nací en Alemania. Mi padre era uno de los supervisores del hotel Sheraton, y nos fuimos a vivir a Alemania. Siempre he sabido lo que era vivir prácticamente en un hotel. Y con ocho años grabé canciones como O sole mio, Granada. Yo me propuse cantar cuando vi la película El Gran Caruso, de Mario Lanza, y pensé que quería ser como ese hombre. Y a mi padre le gustaba la ópera pero también Carlos Gardel. O sea que siempre he vivido mezclado de todos los géneros musicales, de todas las artes. Por eso creo que tengo el placer de poder incluir algún tango dentro del repertorio que voy a hacer en Punta del Este. Seguramente haga El día que me quieras.

-Tu fuiste considerado niño prodigio.

-Yo empecé a cantar a los seis años, en Alemania. Era como un niño cantor, y en cada fiesta de un club español me ponían a cantar. Y cuando tenía ocho años, unos amigos de mis padres, que eran productores, me escucharon cantar en el parque de atracciones de Madrid, que estaba invitado como supuesto niño prodigio, y nos dijeron que me querían llevar a Holanda a grabar, en vinilo. Y llevo 42 años en el escenario. Soy un agradecido a la vida, y no creas que las cosas siempre han sido fáciles.

-Vos sos madrileño.

-Sí, pero me siento latino. Porque cuando yo voy, por ejemplo, a Uruguay, me siento como en casa. Siento que allí hay un público que sabe de música. En el ambiente de ese país se palpa la música. Por eso digo que soy latino. Yo absorbo muchísimo la música latina. Sean boleros, o tango, están todos tan bien escritos. Y eso te hace sentir muy orgulloso, sobre todo del idioma español. Y en este espectáculo que voy a llevar a Uruguay, la mayor parte del repertorio lo canto en español. Yo hablo también alemán, inglés e italiano, y muchas veces los incorporo a mi repertorio.

-Antes se componían canciones con letras más lindas que ahora, ¿se puede decir eso?

-Sí, me pueden llamar anticuado, lo que tú quieras. Canciones como las que se componían antes, tan bonitas, y a veces tan oscuras, ya no se componen. Yo soy más de la vieja escuela, de escuchar músicas con sus melodías, y sus historias, que van de principio a fin. Yo soy más de la vieja usanza.

(*) La nota originalmente decía que el concierto era el martes 21 de agosto. A los lectores, las disculpas del caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)