MÚSICA

Un viaje climático para ir en busca del sonido perfecto

The Islingtons presenta disco el sábado en Tractatus.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Debut: 11235 es el primer disco de esta banda uruguaya. Foto: Mateo Boffano

"En un momento dije: voy a hartarme de las canciones", confiesa Horacio Bolz previo a la presentación de 11235, el primer buen disco de The Islingtons, una banda que pergeñó desde Inglaterra y que luego materializó con amigos acá.

Es que de por sí, el proceso creativo fue largo porque la composición casi siempre fue colectiva, lo que enlentenció la dinámica. "Pero también hizo que todos estemos contentos con el disco, porque lo sentimos más personal. Hay cero individualidades, es de todos", dice.

Después, entre viajes suyos o del productor Mateo Moreno, entre preproducción y armado, todo se extendió por dos años que fue más de lo previsto. Al final, el resultado fue tan satisfactorio que ni Bolz ni sus compañeros se cansaron, aunque están deseosos de pasar la presentación para empezar a armar un nuevo trabajo, de a poco.

Esa presentación será el próximo sábado 26 a las 21:30 en Tractatus (Rambla e Ituzaingó), y las entradas ya están en venta en Red UTS, a 250 pesos.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

La particularidad más visible de The Islingtons es que cantan en inglés, algo a lo que Bolz no le da mucha vuelta. "Escuchamos música en inglés, es lo que nos sale, y puntualmente me suena mejor. Nos sentimos más cómodos", dice, y asegura que si bien al principio contemplaron que eso podría ser un problema para el público uruguayo, dejaron esa idea de lado.

Y el otro rasgo que llama la atención es que la propuesta musical se sale de lo tradicional, sobre todo en lo que a la escena uruguaya respecta. Hay algunas influencias claras del tipo Pink Floyd o Arctic Monkeys, pero no mucho más que eso.

"En eso somos muy cuidadosos", asegura Bolz. "Si lo que estamos haciendo nos suena conocido a algo, ya es eliminatorio. Yo siento que la música uruguaya es casi como un género en sí y como no seguimos ese palo instantáneamente parecemos de afuera, aunque hay algún solo que suena a uruguayo".

El 11235 remite a la secuencia Fibonacci y a la búsqueda de la perfección, por lo que ese es el viaje de The Islingtons: cuidar el detalle para hacer la diferencia, algo que en el primer disco está bien logrado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados