Clásica

Una versión con puntos altos

La Banda Sinfónica de Montevideo hizo una gran versión de La verbena de la paloma

La verbena de La Paloma
La verbena de La Paloma. Foto: Difusión

La Verbena de la Paloma de Tomás Bretón, desde su estreno en Madrid en febrero de 1894, continua siendo la obra más popular de todo el repertorio del género chico de la zarzuela. El compositor en sus memorias relata el proceso de creación: “No sé cómo me metí en el libreto y me encariñé con los personajes, de tal modo que en la escena en que Julián, ahogado por los celos, llega hasta la casa de Susana dispuesto a todo, se me cayeron las lágrimas en el papel y hasta crispé los puños al ver la burla de la traviesa moza. Por eso mismo sentí la fiebre de hacer la música. Tardé exactamente 19 días. Lo primero que compuse fue el bullicioso coro de los verbeneros; luego me metí directamente con el nocturno, que me salió redondo, porque yo padecí un sereno que tenía la monomanía de hacerme cargos todas las noches sobre la conducta del Ayuntamiento, que tenía abandonada nuestra calle. El resto de la composición fue escrita en los barrios populares. Escribía en los cafés (...) hasta en los bancos de la calle”.

La versión de Martín Jorge al frente de la Banda Sinfónica de Montevideo fue de notable calidad artística en lo interpretativo, un alarde de acentuaciones rítmicas y una belleza de sonoridades. A quien asistió le sería difícil creer que en el foso había una banda y no una orquesta. La puesta en escena de Jimena Márquez fue muy bien lograda, manteniendo la esencia de la obra. Los coros preparados por Esteban Farfán estuvieron correctos dentro del nivel que podemos esperar de grupos amateur. Tanto la escenografía, como el vestuario y la iluminación fueron acordes.

El barítono Fernando Barabino en el papel de Hilarión cumplió una discreta labor en lo escénico, mientras que en lo vocal su emisión por momentos no permitía entender adecuadamente el texto. El personaje de Julián fue muy bien interpretado por Alfonso Mujica tanto en lo vocal como en lo escénico. Sin duda alguna es el repertorio que mejor le sienta. La soprano Sofía Mara como Susana fue lo mejor de la noche; su calidad vocal, su hermoso timbre y potencia unidos a un muy buen desempeño escénico, reafirman sus éxitos.

Satisfactoria fue la labor escénica de la soprano Sandra Scorza en el rol de Casta, y notable la actuación de Jimena Vázquez como la insoportable Tía Antonia, la cual provocó en todas sus intervenciones hilaridad entre el público. Nuevamente la mezzosoprano Stephanie Holm volvió a impresionarnos en el rol de la tabernera Seña Rita, luciéndose en lo vocal como y lo escénico. La soprano Sandra Silvera se brindó con eficacia en el breve papel de La Cantaora. El resto del elenco cumplió una digna labor, destacándose especialmente los barítonos Álvaro Godiño como Don Sebastián y de Julio Reolón como el sereno. En definitiva, fue un espectáculo ameno para todo tipo de público.

FICHA TÉCNICA

La Verbena de La Paloma

Banda Sinfónica de Montevideo. Dirección musical: Martín Jorge. Dirección escénica: Jimena Márquez. Participación del Coro de Escribanos “Notarius” y del Coro “Procantus”. Dirección coral: Esteban Farfán. Escenografía y vestuario: Daniela Renée López. Iluminación: Claudia Sánchez. Elenco: F. Barabino, A. Mujica, S. Mara, S. Scorza, J. Vázquez, S. Holm, S. Silvera, C. Sorriba, Á. Godiño, C. Rotela, F. Milkewitz, L. Polakof, J. Reolón, M. Eugenia Pirotto, L. Perla, J. y A. Martínez. Dónde: Teatro Solís. Cuándo: 20 de diciembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)