MÚSICA

Versión clásica y despojada de un eterno romántico

Arjona tiene nuevo disco, Apague la luz y escuche.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Difusión

El viernes pasado, Ricardo Arjona editó su nuevo disco que fue anticipado con una campaña de expectativa bastante intensa en las redes sociales. Apague la luz y escuche es una versión acústica de varios de sus temas conocidos (otros no tanto), y la excusa para presentar apenas tres canciones inéditas: "Nada es como tú", "Malena" y "Su menester".

El guatemalteco había lanzado su último trabajo, Viaje, en 2014, así que tampoco estaba debiendo nuevo material a sus seguidores. Este álbum parece ser más un gusto personal, el de ir a la esencia despojada de sus canciones que coincide con su perfil más clásico.

Y por momentos da la sensación de que no hay tanta diferencia con las versiones originales de temas como "Adiós melancolía" o "Lo poco que queda de mí", que han sido grabadas con una instrumentación bastante minimalista, de percusión y guitarras acústicas.

Acá se transforman un poco porque están reinterpretadas sólo a guitarra y voz, y porque además están llevadas a la balada, pero Arjona las canta de esa misma reconocible manera que ha hecho del suyo un estilo personal y fácilmente distinguible. Pero no más que eso.

Este cambio hace que la atención se enfoque más en las letras, que en el cantante suelen ser todo un tema. Es que ha desarrollado en su larga carrera (son más de 30 años ya) una fórmula que, más allá de cualquier reparo, le ha resultado muy efectiva: la de la descripción detallada, la comparación constante, la metáfora llana que a veces es tierna y simpática y otras desagradable.

Ejemplo claro es "De vez en mes", una canción que lejos de ser desterrada del repertorio vuelve a aparecer en Apague la luz y escuche. Qué necesidad.

Del otro lado —punto para Arjona— recupera una de sus mejores composiciones, "Asignatura pendiente", que ha sido popularizada por Ricky Martin y que cumple con todos esos clichés arjonísticos, pero igual tiene una belleza natural.

Los tres temas inéditos que incluye el disco siguen en esencia esta línea clásica compositiva: "Tu espalda es la duna de arena que invita, que frena, y me arrima a estar vivo", canta en "Malena". Ahí está su pluma.

Apague la luz y escuche es otra dosis de romance que el cantante le brinda a sus seguidores, y también una serie de reversiones que seguramente serán bien aprovechadas en sus shows en vivo, pues le podrán dar dinamismo y variedad.

Es también una muestra de este estilo que ha cultivado, que se puede amar u odiar pero no discutir mucho. Mantenerse 30 años generando música, giras y demás no es tarea sencilla, y Arjona se ha dedicado a ello con esmero y compromiso. En ese trabajo es bueno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados