VIDEO

"Nos ven como un bicho rarísimo"

Entrevista con Roberto Musso antes de la presentación de "Apocalipsis zombi", el nuevo disco del Cuarteto de Nos.

El Cuarteto de Nos presentará el sábado próximo a las 21:00 en el Teatro de Verano (entradas en Tickantel desde 660 pesos), su último disco de estudio, Apocalipsis zombi, que trajo nuevos sonidos y que refleja nuevas búsquedas en lo letrístico. “El show está buenísimo”, dice entusiasta Roberto Musso, y adelanta que además de los nuevos temas irán “las infaltables” y algunos que hace rato no tocan, de los discos Raro y Bipolar. Y es una buena excusa para repasar con Musso las claves del camino del Cuarteto. “Nosotros estamos convencidos de que no estaríamos en el lugar donde estamos si no hubiéramos mutado en el correr del tiempo”, afirma el cantante.

—¿Cuál es tu primer recuerdo vinculado al Cuarteto?

—Cuando estábamos buscando un nombre. Estábamos tocando covers con (Santiago) Tavella y Riki (Musso), y un día nos teníamos que presentar en un concurso del colegio al que íbamos, precisábamos un nombre, cada uno fue con una lista y el menos horroroso de todos era Cuarteto de Nos. No nos terminaba de copar pero no lo cambiamos más.

—¿Y el último?

—Mi hija fue al cumpleaños de una amiguita donde la temática no era Hello Kitty ni Peppa Pig: era Cuarteto de Nos (se ríe). Entonces yo estaba de gira y la llamé para ver cómo le había ido, cómo pegaba todo eso. Y lo primero que me dice es: "Papá, en la piñata no te pegué a vos, le pegué a Alvin".

—¿Qué ves de diferente con Apocalipsis zombi en este tiempo que lleva de rodaje?

—Al tener una base de gente por muchos países, hoy los discos están funcionando como surtidores de canciones para los shows. Con Apocalipsis zombi vimos que muchísimas canciones ya funcionaban como institucionales del Cuarteto, como de más años.

—Los cambios de la banda, ¿cómo se han acompasado con los del rock uruguayo?

—Nunca estuvimos muy pegados a lo que pasa. Con la movida rock de los ochenta, estábamos y no estábamos porque El Cuarteto era medio raro para ser un grupo de rock, y medio raro para ser un grupo de cualquier cosa. Y cuando fue la explosión de Otra Navidad en las Trincheras, el rock estaba casi extinguido. Creo que el cambio va más de la mano de nuestros cambios como personas y de la música que se escucha alrededor. Para la gente que descubrió al Cuarteto como banda nueva hace 10 años, la originalidad y la novedad fueron las que nos posicionaron en ese lugar autoconstruido. Lo distinto fue lo que llamó la atención.

Roberto Musso. Foto: Fernando Ponzetto
Roberto Musso. Foto: Fernando Ponzetto

—¿Y qué pensás que es lo más uruguayo que tiene El Cuarteto de la actualidad, al margen del "Gaucho Power" y alguna referencia que pueda haber en este nuevo disco?

—Es raro. De los artistas de exportación yo creo que somos el menos uruguayo de todos, pero por alguna razón cuando nos empezó a conocer la gente afuera, algo los traía para el sur. Creo que la uruguayidad (sic) está metida y les entra por ósmosis, y yo reafirmo que El Cuarteto no existiría como tal si no fuéramos de Uruguay. Es más, de Montevideo te diría.

—Son los artistas de exportación menos uruguayos, y a la vez son los menos latinos.

—Exacto. Y eso te lo agradecen mucho. La gente que curte la onda alternativa, que por suerte numéricamente afuera es mucha (y acá es poca), te agradece muchísimo que lo que no suena en la radio y quieren escuchar, lo van a buscar y lo encuentran en El Cuarteto.

—¿Eso es una responsabilidad para vos como compositor?

—Es una responsabilidad con orgullo te diría, porque pensás que no podés decepcionarlos con lo que viene.

—¿Pero te afecta directamente la composición?

—No, no me coarta la libertad de escribir. Siempre he dicho que nunca he tenido frenos ni políticos ni religiosos ni culturales ni semánticos en lo que quiero escribir, si es lo que quiero escribir en ese momento. Y mi edad biológica ha ido influyendo muchísimo en eso.

SI no puede ver el video haga click aquí

—Y la del grupo en general.

—Claro. Cuando nosotros empezamos a hacer música fue el destape democrático y hay una cosa de nuestra generación y las menores, que es ese momento de ebullición que había de cosas audiovisuales, de teatro, de música mismo. Eso marcó tanto la uruguayidad del Cuarteto o como la parte generacional.

—Y en algún punto, ustedes fueron cambiando su manera de ser desfachatados, osados.

—Es que mucha gente dice que no estamos tan políticamente incorrectos como antes, pero eso es muy relativo. Mirá que la gente que descubre al Cuarteto ahora todavía nos ven como un bicho rarísimo.

—En todo eso, ¿qué lugar tiene hoy el humor en la banda?

—El grupo es superdivertido, tanto los músicos como el resto. Juega un rol importante.

—¿Es una clave para la supervivencia de la banda, para poder soportar tantos cambios?

—Fundamental. Eso, saber bien el rol que ocupa cada uno, y saber que las discusiones que se dan por temas artísticos quedan circunscriptas a ese ámbito, y que después de que nos peleamos nos podemos poner a charlar de fútbol. Eso también ha sido el secreto de la convivencia racional. Es que nos hemos vuelto compañeros de trabajo. Federica, mi hija, ve que mi esposa tiene su trabajo de contadora en su oficina, con sus amigos del trabajo por un lado y sus otros amigos por otro. Y ve que no tengo horario: estar en una nota es trabajar, un ensayo es trabajar, un show es trabajar. Pero ella me dice: "Cantar no es un trabajo papá, si estás con tus amigos. Es una fiesta de varones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)