MÚSICA

Veladas con aire antiguo en la Verdi

Habrá un tributo a Satie en esta quinta “Escena Vocal”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sonoridades: la soprano francesa Elsa Dreisig abre el festival. Foto: Difusión

La Escena Vocal nació en 2012 en la Sala Verdi, y para esta quinta edición preparó un programa que, entre otros elementos, tendrá un aire festivo. El encuentro con las voces de la lírica mundial irá desde el sábado 30 de julio al sábado 6 de agosto, y la primera función será Y me siento de maravilla, un recorrido por el jazz, los musicales, la ópera y la canción clásica, a cargo de la soprano francesa Elsa Dreisig.

"La Escena Vocal se ha caracterizado por invitar a cantantes en el umbral de carreras internacionales a gran escala. Hay que traerlos antes de que rompan el cascarón, porque después se vuelven inaccesibles", contó a El País María Julia Caamaño, curadora del festival, que esta edición tendrá su tradicional gala lírica, el domingo 31, con música de Monteverdi, Handel, Mozart, Rossini, Massenet, Verdi y muchos más.

Caamaño, además de trazar los contactos internacionales para traer a las grandes voces del mundo, suele armar programas temáticos, acertadamente ambientados. Para esta quinta vez, habrá (el lunes 1°) un viaje en el tiempo al mundo nocturno de la Belle Époque parisina, con un homenaje a Erik Satie en el 150° aniversario de su nacimiento, participando Virginia Correa Dupuy y Víctor Torres.

Una velada muy italiana será la del jueves 4, cuando la joven soprano Lavinia Bini recorra grandes páginas de la canción de cámara italiana, de Bellini a Castenuovo Tedesco, pasando por Puccini y Leoncavallo, en un programa que ha sido denominado Vaga luna.

Y en el recital de cierre, La bella molinera, no estará exento de nostalgia romántica, cuando la dupla Edwin Crossley-Mercer y Fernando Pérez den vida a las melodías de Schubert. Como es habitual, más allá de las galas y recitales, habrá un tiempo para los talleres y conferencias, entre las que sobresalen la master class del barítono Darío Solari, y la charla del director escénico brasileño André Heller López.

A la hora de pensar en futuras ediciones, Caamaño confiesa: "Tengo que seguir explorando, seguir escuchando, seguir recibiendo datos, que nos puedan llevar a nuevos descubrimientos. Si pudiera, quisiera volver a traer a Nadine Sierra, lo que es imposible. Desde aquel recital en Montevideo el 31 de julio del 2015, ha debutado en la Ópera de París, el Metropolitan y La Scala y hoy las discográficas se pelean por ella para filmarla y grabar sus discos. Eso sí, que nos quiten lo bailado".

Las entradas están en Tickantel, y valen $ 250. Hay un abono para cinco conciertos por $ 1000. Las clases magistrales son gratuitas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados