CRÍTICA

Una velada coral dorada

Indudablemente que el Coro Nacional del Sodre —en particular desde que asumió como director estable Esteban Louise— ha mejorado notablemente, tanto en la calidad de su masa sonora, así como en la calidez de sus interpretaciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El coro del Sodre tuvo un muy buen desempeño. Foto: Archivo El País

Lo mismo puede decirse del repertorio que está abordando, volviendo a presentar obras sacras y autores nacionales a cappella como se hacían en la época de oro del coro, siendo sus principales artífices los maestros Domingo Dente y Jaime Airaldi.

La "Gala Coral" se inició con cuatro obras a cappella de la autoría de Héctor Tosar. La primera titulada Infinito está inspirada en Único Poema de María Eugenia Vaz Ferreira y que fuera compuesta en 1952.

Las siguientes fueron tres de los cinco madrigales que el compositor escribiera en 1956 sobre poemas de Esther de Cáceres incluidos en el décimo libro de ésta: Mar en el mar.

La versión que ofreció Louise de las obras de Tosar fue memorable por la precisa afinación y por la perfecta concertación. Se puede decir que después de esta interpretación del Coro del Sodre y de la brillante actuación del violinista Jorge Risi con la Filarmónica días pasados, ha sido el mejor homenaje a Tosar a pocos días en que hubiera cumplido sus 92 años.

Continuó el concierto con seis obras a ocho voces a cappella de Anton Bruckner. Ellas fueron: Ave María, Christus factus est, Locus iste, Os justi, Pange lingua y Virga jesse.

En estos motetes se pudo apreciar aún más el magnífico empaste de las voces femeninas con las masculinas, así como la claridad de las articulaciones. Eso hace que las palabras —aún cantadas en los acordes armónicamente más ricos— se vuelvan perfectamente inteligibles.

Para cerrar esta hermosa velada se escuchó en la segunda parte la "Misa Coral nº 4" para órgano y coro de Gounod.

Esta misa fue sin lugar a dudas el punto culminante de este concierto. El director hizo que el coro se desempeñara con gran equilibrio y con irreprochable afinación.

La organista Noelle Fostel a pesar de lo rudimentario del instrumento que se le otorgó, fue una colaboradora que supo adecuarse con fineza a la expresividad del coro.

Esteban Louise merece las sinceras felicitaciones por su brillante desempeño, fruto de su constante dedicación. El público siguió con mucha atención el desarrollo del concierto, aplaudiendo al final con entusiasmo a todo el conjunto.

El año próximo se cumplen los 140 años del nacimiento y los 70 años del fallecimiento del compositor uruguayo Alfonso Broqua, precursor del nacionalismo musical en nuestro país.

Sería muy interesante que el coro tuviera en su repertorio el poema lírico Tabaré, que fuera inspirado en la obra homónima del poeta de la patria Juan Zorrilla de San Martín.

Dirección: Esteban Louise. Invitada especial: Participación de la organista Noelle Fostel. Programa: Selección de obras a cappella de Héctor Tosar, "Seis motetes a ocho voces a cappella" de Anton Bruckner y "Misa Coral nº 4 para órgano y coro" , de Charles Gounod .

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados