Veinte años no es nada para un disco como "Play" de Moby

Vendiò màs de 20 millones de discos y convirtió a la electrònica en un èxito pop

Moby
Moby consiguió en "Play" un disco clàsico y exitoso. Foto; AFP

El problema de hacer una columns memoriosa son cosas como como ésta: ¿ya pasaron 20 años desde que se editó Play, aquel disco de Moby que parecía tan moderno y nos sorprendió tanto? Sí, pasaron 20 años. O sea sí, éramos 20 años más jóvenes.

Era 1999 y aquellos eran los tiempos en que la electrónica generaba estrellas crossover como Fatboy Slim y Chemical Brothers pero nadie fue tan lejos como Moby. Para empezar Play era el quinto disco en una carrera que había empezado con la electrónica pero había coqueteado con el rock. O sea, los típicos discos de un artista buscando su personalidad.

En ese camino, Play fue la escala más fructífera y no solo a nivel de éxito y que convirtió a Moby en la más impensada estrella pop. En el disco, se combinan sonidos vintage tomados de las experiencias de campo de Alan Lomax (el Ayestarán de la música americana) con los beats que la electrónica gastaba por entonces.

Así están los coros gospel de “Why Does My Heart Feel So Bad?”, o los arrebatos negros de “Honey”, o el estribillo blusero sí, de “Find My Baby” lo que le da al disco una idea de experimentación que en su momento sonaba interesante. Y también está el pianito de “Porcelaine” o el pop que se hace coral de “South Side”.

Entre esos mundos transcurre un disco que vendió más de 10 millones de copias, abrió la música electrónica a públicos más amplios y convirtió a Moby en una estrella millonaria (y que por inercia lo mantiene vivo a pesar de que no ha tenido éxitos así de grande). Pero eso no es lo más importante: Play fue un disco que hizo bailar a una generación con buenas canciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)