Rubén Albarán

Un vagabundo del folclore latino

Desde principios de los años 90 hasta la actualidad Rubén Albarrán se ha erigido como una de las voces más reconocibles e influyentes de la música latinoamericana al frente de Café Tacvba. Junto a Soda Stereo, Tacvba (se dice Tacuba pero se escribe así) ha sido probablemente la banda más popular desde México hasta Argentina, incluso con varias incursiones en los mercados estadounidense y europeo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El disco de la banda contiene clásicos desde Violeta Parra a Daniel Viglietti.

El legado de Café Tacvba es inapelable: diez álbumes de estudio, un MTV Unplugged, un par de documentales abocados a repasar sus diferentes etapas (Seguir siendo de 2010 y El objeto antes llamado disco de 2012) y varias repisas colmadas de premios, entre ellos el MTV Leyenda que recibieron en 2009, el de Mejor álbum latino de toda la historia que le entregó la revista estadounidense Rolling Stone por Re (1994) en 2013 y ocho Grammy Latino que salpican su carrera.

Si no puede ver el video haga click aquí

Y aunque un repaso por semejante trayecto tenga cierto aire póstumo, vale aclarar, por las dudas, que la banda sigue muy activa: en 2012 lanzaron El objeto antes llamado disco, producido por Gustavo Santaolalla y del que se desprenden hits como De este lado del camino y Aprovéchate.

Pero lo que trae a Albarrán a Uruguay, para presentarse hoy y mañana en el Escenario Fattoruso del restaurante y club Medio y Medio de Punta Ballena, es su proyecto paralelo: HopPo! (que en lengua dakota significa "¡vamos!"). El surgimiento de este colectivo se remonta a 2010, cuando, aprovechando el impasse de Café Tacvba entre sus discos Sino (2007) y El objeto..., Albarrán se juntó con Rodrigo "el Chino" Aros, que toca la cítara y la flauta, y Juan Pablo "el muñeco" Villanueva, que toca la guitarra, para recorrer el cancionero folclórico latinoamericano. "Creo que HopPo! es un evento en mi vida, en mi camino, algo que me he encontrado", dice Albarrán a El País. "He participado para su formación y aporto mi visión, mi gusto, y de esa manera toma este color particular. Es una entidad independiente que camina por sí misma y su belleza es la que me atrae y la que me mantiene ahí, como a todos los que participamos".

De ese encuentro nació el disco HopPo!, compuesto por nueve canciones folclóricas de Latinoamérica, desde Alfonsina y el mar de Ariel Ramírez y Félix Luna a Canción para mi América de Daniel Viglietti (incluida precisamente en el disco Canciones para mi América, de 1968), pasando por Amanda de Víctor Jara y varios títulos de Violeta Parra, algunos popularizados por Mercedes Sosa, como Gracias a la vida, que cierra el disco.

Además del repaso por la música regional con una impronta experimental, fiel a su estilo, Albarrán también confiesa que se trata de un proyecto muy personal, algo que surge desde su infancia. "Digamos que nació a partir de una necesidad creativa personal de hacer un tributo póstumo a mi madre, quien fue la que me introdujo en la música latinoamericana", recuerda. "Los domingos, cuando nos juntábamos a comer, ponía sus discos: escuchábamos a Mercedes Sosa, a Violeta Parra, a Víctor Jara, a Ariel Ramírez... y pues esa música, proviniendo de la madre en aquellos momentos, dejó esta honda huella en mí. Además, obvio, si fuera ruso o irlandés sería otra la situación. Pero siendo latinoamericano la cercanía es innegable. El proceso histórico que hemos vivido nos hermana y nos hace vibrar de forma similar ante los diferentes estímulos".

HopPo! es un regreso a las raíces sonoras de Albarrán (nacido en Toluca, México, el 1° de febrero de 1967, crecido en Monterrey y formado musicalmente en Ciudad Satélite). En el álbum, la selección de covers dictan la norma: un sonido alejado del rock alternativo y los ribetes electrónicos que supo llevar a su máxima expresión en Café Tacvba, en favor de percusiones, guitarras y la cítara de Rodrigo Aros. En el estudio, además, Camilo Nu aporta el bajo acústico y Alejandro Flores hace lo propio con el violín.

El disco no ha salido a través de un sello comercial sino que está disponible en la página de MySpace de la banda por streaming y también en el canal de YouTube de Albarrán.

Esta distribución alternativa, desde ya, acompaña el espíritu de muchas de las canciones que componen el disco, la Nueva Canción latinoamericana que tuvo como referentes a varios de los compositores revisitados por Albarrán y que serán interpretados en Medio y Medio. Lo social está muy presente en este emprendimiento. "Es parte de la visión que compartimos y que forma uno de los colores base con los que pintamos. No es algo premeditado; es una preocupación que nos mantiene hermanados", asegura el músico.

—¿Qué similitudes hay entre HopPo! y Café Tacvuba?

—Cada proyecto es particular, no hay nada similar. Encontraría de similitud con Café Tacvba pues que participo y que pongo allí mi color, que es con lo que puedo colaborar. HopPo! tiene sus características especiales. Hay una gran libertad en el momento del proceso que estamos viviendo. Es algo que me llena de alegría y me trae cosas muy buenas, recompensas. Me hace bien. Lo agradezco y por eso estoy en ello. Además de poder compartir con otras personas, otros creadores y otras visiones, que es algo que me enriquece y me hace seguir aprendiendo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º