Agustina Padilla

Uruguaya entre los reyes latinos

La cantante llevó su reggaetón al Calibash de Las Vegas y habló de su experiencia con El País

Agustina Padilla. Foto: difusión
Agustina Padilla. Foto: difusión

Aunque en los videoclips juega a ser grande y canta sobre problemas de amor con contundencia en canciones como “Ni tu amiga ni tu amante” o “Mala”, Agustina Padilla es adolescente y se le nota. En persona, se acerca mucho más a la niña que con 13 años subía covers a Facebook y se preocupaba cuando perdía seguidores, aunque se ve diferente porque ahora su melena es más larga y más rubia. Mientras camina hacia la entrevista —no está sola, ya que además de su equipo, la acompaña su amiga Antonella Ciavaglia— no aparta la vista del celular .

Es una chica de 16 años y como tal, tiene la necesidad de compartir momentos con sus amigas, así que, aprovecha para dar las vueltas de trabajo con ella. Pero cuando habla, la niña de ojos cristalinos demuestra que en realidad es mucho más grande de lo que parece, y transmite la seguridad de haber vivido bastante más de lo que una chica normal a su edad.

Le pregunto si se siente niña y admite que a veces sí, pero que cuando se trata de las responsabilidades, tiene muy claras cuales son sus prioridades. Y esa claridad la ha llevado bastante lejos. Tan lejos que acaba de regresar de Las Vegas, donde el 27 de enero participó del Calibash, uno de los mayores festivales de la música latina con exponentes de la realeza del pop y el reggaetón. Jeniffer López, Maluma, Ricky Martin, Farruko, Ozuna y Bad Bunny pisaron el mismo escenario donde Padilla cantó, entre otras cosas, su hit “No me busques”.

#CalibashLasVegas 🎤❤️

Una publicación compartida de • Agus Padilla • (@aguss_padillaa) el

Un rato antes de subir al escenario, habló con una amiga que le recordó cuando todos en la clase del liceo festejaron que su video cantando “La mejor de todas” llegara al millón de reproducciones: “Y ahora estás por cantar frente a 20 mil personas”, le dijo. Padilla no pudo evitar un torbellino de imágenes: recordó las veces que grabó y regrabó un video para que fuera perfecto, aunque no la viera nadie; vio a sus abuelos, padres y hermana, y vio sus comienzos: “Pellízquenme que es un sueño”, pensó.

Agustina Padilla. Foto: difusión
Videoclip de "No me busques"

Ella, que se caracteriza por sentir ansiedad por subir rápido al escenario en cada show, tuvo que confesar que ahí sintió nervios.

No fue la primera uruguaya en llegar al Calibash -el año pasado le tocó a la banda Marka Akme-, ni fue su primera vez en el mismo escenario de un músico mundialmente famoso, porque en 2017 fue la telonera elegida para Daddy Yankee en Uruguay. Sin embargo, Padilla no pudo evitar emocionarse, y lloró en Las Vegas.

“Igual es como que no caigo, sigo haciendo mi vida y mientras, las cosas pasan. Sí estoy consciente de lo que estoy haciendo, pero todo se da tan rápido”, admite y después cuenta que a veces le pasa de salir con su hermana menor, Romina, a tomar un helado o a ver una película, y se complica porque se le acerca gente a pedirle fotos (el autógrafo de la era Instagram), y la deja un poco de lado: “Romina igual está chocha, le encanta”.

Agustina Padilla canta "La mejor de todas". Foto: diusión
Agustina Padilla canta "La mejor de todas", el cover que la volvió viral

La chica que de niña cantaba canciones de Adele -ahora que no le pidan temas en inglés, porque no se anima- o que imitaba a Christina Aguilera, está cumpliendo el sueño que la acompaña desde que tiene uso de razón. Quería ser cantante y de la mano del reggaetón pop, un hermano de la cumbia pop, y con la ayuda del equipo que tiene detrás, lo está logrando. Todavía no se olvida de las veces que se rieron en su cara por subir videos -“cosas que pasan”, reconoce- y de la importancia de saber quiénes son sus verdaderos amigos. Se acuerda de la primera vez que se presentó en vivo, en una fiesta para una empresa de viajes con la que trabajaba de promotora, de cuando con esa misma agencia pisó Argentina para cantar en Bariloche, o de lo difícil que fue hacer entender a su padre que cantar era su camino. “Todavía lo sigo viviendo como un sueño, y voy dando pasos para cumplirlo”, asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)