MÚSICA

El universo de un dúo de la vida que no tiene límites

Hugo Fattoruso y Albana Barrocas, juntos en RIO.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hugo Fattoruso y Albana Barrocas. Foto: DIfusión

Hace algunos años conectaron a través de la música, y desde entonces Hugo Fattoruso y Albana Barrocas se fueron afirmando como dúo y creando a partir de ahí, un universo de lo más interesante y sobre todo entretenido. Porque tal vez ahí, en la diversión que encuentran en la música y en el cariño que vuelcan a eso, está su gran punto de encuentro.

Fattoruso, nombre legendario en el patrimonio cultural nacional, pasó los 70 años y no para de inventarse proyectos nuevos para seguir generando y generándose, ampliándose. Barrocas, una de las percusionistas más elogiadas de la actualidad, tiene más de 30 y un recorrido que la vio pasar por la capoeira, el rock más pesado y que ahora la encuentra en el candombe.

Ese, el del candombe, es mundo de él y allí se fue metiendo ella, para descubrir una cantidad de posibilidades y de nuevos placeres. De hecho, hoy integran juntos el quinteto Barrio Sur que completan los músicos Mathías y Wellington Silva, y Guillermo Díaz Silva, y que el miércoles ganó el Premio Graffiti a mejor disco de candombe fusión por su primer trabajo.

Pero al margen del candombe aunque tampoco tan distanciado, el pianista y la percusionista hacen HA Dúo, con el que versionan canciones populares uruguayas y construyen músicas propias que van del rock a la electrónica, del jazz al folclore, de lo convencional a lo experimental. Es con ese proyecto con el que tocan hoy a las 21:00 en RIO (Rambla y Sarmiento, en Plaza Mateo), con entradas a 300 pesos o anticipadas a $ 240 en el sitio indi.is. Repiten el viernes 28 de julio.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Hay un montón de cosas que hacemos con Albana que sólo suenan así si lo toco con ella", asegura Fattoruso hablando de la esencia de HA Dúo. "Es irremplazable, yo diría que es mucho más que el 50 por ciento de este dúo, porque tiene alas", insiste. Ella sonríe, entre la alegría y la timidez, pero divide todo en porcentajes iguales. "Yo le despierto una cosa o pasa al revés, él tiene una idea y la trabajamos. Nos damos espacios", explica Barrocas sobre esa dinámica del trabajo.

"Pero los comienzos sí fueron escabrosos, porque estábamos buscando qué y cómo", señala Fattoruso. "Teníamos unas listas preparadas que hoy las miramos y decimos: ¿y esto qué era? Pero creo que el dúo fue agarrando, si es que se puede decir esa palabra, personalidad", acota.

Juntos, en ese equilibrio más o menos repartido según el punto de vista, en ese diálogo constante, Fattoruso y Barrocas, que además son pareja, encuentran en la música un espacio de libertad pero sobre todo de alegría e infinitas posibilidades; y buscan, conscientes de que cuesta, un espacio para ser escuchados y para seguir ampliando este horizonte. "Lo nuestro se dio entre música y música", dice Fattoruso sobre la relación, "y más cómodo que eso no creo que haya nada".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)