El Sabalero

Tributo al poeta de Juan Lacaze

Falleció por la madrugada del 21 de octubre de 2010 en su casa de Villa Argentina, adonde solía pasar sus veranos, aunque estaba radicado en Holanda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Varios artistas celebran la obra de José Carbajal, esta hora, en el Auditorio del Sodre.

Las cenizas del autor de Chiquillada, A mi gente y La Sencillita fueron esparcidas varios días después en su pueblo natal, Juan Lacaze, durante una procesión organizada por la Asociación de Obreros Textiles de la localidad, porque Carbajal era considerado un héroe de la clase trabajadora. Allí estuvo el presidente José Mujica, quien acompañó el trayecto a pie y la familia del artista, la holandesa Johana Van Hastreech, conocida como Anke y sus hijos Antolín, Catalina, Telma y Alejandro.

A sus 67 años le quedó un proyecto en el tintero: ofrecer conciertos gratuitos en las escuelas públicas del interior del país. La Asociación General de Autores del Uruguay le rendirá tributo hoy, a las 21 horas, en el Auditorio Nacional del Sodre (las entradas se retiran sin costo en el teatro, de 14 a 19 horas) con la participación de Agarrate Catalina, Laura Canoura, Jorge Nasser, Mónica Navarro, Tabaré Cardozo, Lea Ben Sassón, Mauricio Ubal, Alejandro Carbajal (hijo del cantautor), Roberto Darvin, Mandrake Wolf y la banda que solía secundarlo.

¿Pero por qué homenajearlo fuera de una fecha conmemorativa? "Lo hacemos ahora porque estamos en Carnaval y si hay una época del año que identitifica a José es ésta", explicó a El País Jorge Nasser, miembro del consejo directivo de Agadu y autor de la canción que abrirá el espectáculo: Chamarrita Pal Sabalero. Su vínculo con Carbajal "fue muy fluido y de boliche" especialmente desde que el coloniense participó en el show Níquel Sinfónico. De él destaca "su sencillez, su alegría, la contundencia del mensaje y su cercanía con los más humildes".

El hijo del artista, Alejandro, también subirá a escena. En diálogo con El País reveló que en los últimos tiempos El Sabalero ya no componía canciones y estaba abocado a la escritura de cuentos y relatos, que todavía permanecen inéditos. "Como familia estamos totalmente agradecidos", confesó. En vivo interpretará Pal abrojal y acompañará a Nasser en la apertura. El también músico lo recuerda con amor: "No fue una vida típica la nuestra, cuando coincidíamos cada uno tenía sus cosas, papá viajaba muchísimo. De chicos (él y sus hermanos) nos tuvimos que acostumbrar a la fuerza a compartirlo con el público, sus salidas, con su mundo".


Si no puede ver el video haga click aquí

El Sabalero no quería velatorio. Pidió que se lo recordara sobre los escenarios. Y poco antes de su muerte repentina producto de un paro cardíaco, había dicho a su gran amigo Beto (de Juan Lacaze) que "no hay que hacer de la muerte de un circo".

Curiosamente la última canción que interpretó en Montevideo fue La muerte (el 16 de octubre de 2010 en el Bar Tabaré), compuesta después de la desaparición física de su hija (quien perdió la vida en un accidente). También fue la última letra que escribió: "no me dejes alegría/no te vayas vida mía/que esta puta, vieja y fría nos tumba sin avisar".

"La casa de mi madre estaba frente a la fábrica de tejidos. El ruido de las máquinas era permanente, un susurro que se escuchaba de lejos. El pito de la empresa era una cosa fuertísima que cuando sonaba nos despertaba, a veces a las cuatro de la mañana. Cuando nos levantábamos para ir a la escuela el paisaje era esa enorme pared con ventanas y chimenea. La economía y absolutamente todo giraba en torno a eso. Todos eran pequeños comerciantes, era la época del almacén y de la tienda, no habría grandes supermercados. Mis padres trabajaban también en la fábrica", contaba El Sabalero. Su madre era además sirvienta y cuando los dueños del lugar llegaban pasaba a ser la cocinera. Por entonces parecía predestinado a ser obrero y hasta dejó el liceo para seguir ese camino. Sin embargo, aquellas reuniones con amigos en las que intentaba reproducir los éxitos del folclore argentino le tenían guardado un viraje de timón.

Entre temas de Horacio Guarany, Los Chalchaleros, Atahualpa Yupanki y Los Fronterizos, se enamoró de la guitarra. "Se me ocurrió escribir mis canciones porque no podía cantar las de los famosos, no me daba la voz", decía, "para no estar en el medio sin hacer nada y como me gustaba escribir y leer hice cositas para mostrarlas en el rancho". Y así, con esa inocencia adolescente, surgieron sus primeros clásicos. Raúl Castro de Falta y Resto lo conoció en París en 1975 y ofrece uno de los mejores testimonios. En ese entonces había sido expulsado de España junto con Jorge Lazaroff por el régimen franquista y El Sabalero lo alojó en su casa.

En 1992, cuando ya vivía en Holanda, Castro tocó timbre otra vez en la puerta de su amigo con una veintena de murguistas. "Nos planchaba los trajes y nos hacía de comer. Era el rey de los amigos, un tipo de una generosidad maravillosa. Tenía la virtud de tratar a todo el mundo por igual, tanto al acomodador de autos como al presidente. No era de hablar cosas demasiado trascendentes, con él se hablaba de la vida, de situaciones normales, del tiempo, del fútbol. Recién lo conocías si ibas a la profundidad".

Fotografías de distintas épocas (algunas de su archivo personal)

DESPEDIDA - 31 DE OCTUBRE DE 2010


Sus cenizas fueron esparcidas en Juan Lacaze, el pueblo con fábricas y chimeneas que lo vio nacer. La procesión partió desde La Plaza de los Estudiantes y contó con la presencia del presidente José Mujica.

ANGELITOS - EN EL AÑO 1984


La foto pertenece a una actuación que ofreció el 3 de noviembre de 1984 en el Estadio Franzini, ante veinte mil personas, a su regreso del exilio. Esa noche se registró el disco Angelitos, disponible por el sello Bizarro.

NIQUEL SINFÓNICO - EN 1995


En 1995 salió a la venta la versión sinfónica de Níquel, el grupo de rock que lideró Jorge Nasser. El Sabalero participó como invitado para cantar Bluz Mariachi. Un encuentro imborrable que contó con Hugo Fattoruso.

VIDA FAMILIAR - ENTRE URUGUAY Y HOLANDA


El Sabalero conoció a su esposa Anke en el exilio y ese amor quedó plasmado en canciones como Johana y No me olvides. "En el amor nunca se sabe hasta cuándo va, por eso hay que vivirlo al mango", decía.

ANÉCDOTA - VUELTA DEL EXILIO


En el 84 Carbajal regresó al país y entró en Juan Lacaze en la bañadera con Falta y Resto. Cuando bajó la multitud lo cargó en hombros a él y a una damajuana de diez litros de vino. Porque José en sus años mozos fue "vinero".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados