MÚSICA

Tres payasos que se enfrentan a toda una banda

En el Solís presentan Una curiosa reunión de familia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Banda Sinfónica de Montevideo en el Solís con payasos que enseñan música. Foto: N. Pereyra

El circo y los payasos van ganando terreno en muchos géneros escénicos. Desde este miércoles se puede ver una experiencia singular al respecto, cuando la Banda Sinfónica de Montevideo presente en el escenario mayor del Solís Una curiosa reunión de familia, espectáculo para chicos que también busca entretener a los grandes. Va miércoles 30 y jueves 1° a las 19:30, con entradas, en TickAntel, a $ 150.

La familia a la que hace alusión el título del espectáculo es la de la música sinfónica, y la reunión se irá dando así: el escenario comienza vacío, y poco a poco irán entrando instrumentos y músicos, para mostrarle a los niños el sonido y el valor de cada instrumento por separado. Luego se van agrupando en pequeños conjuntos, hasta armar la banda completa.

El espectáculo, que se enmarca en los 160 años del Solís, nació 16 años atrás, y en su trayectoria ha recorrido escuelas públicas de Montevideo. En él, los 80 integrantes de la banda oficial trabajan junto a tres actores, acróbatas y clowns: Lichi Sanchez (que hace de Tío Piola), Jorge Bell (Tío Percuta) y Gonzalo Pieri (Tío Soplido), representando ellos las cuerdas, la percusión y los vientos.

"La Banda Sinfónica desarrolló durante años esta modalidad, en la que con la participación de actores se explica en forma didáctica y amena cómo está conformada una banda sinfónica, se muestran detenidamente todos sus instrumentos, se hace una explicación de cómo funcionan, pero todo muy lúdico. Cuando la banda se va formando ya se tocan algunas obras, con sus coreografías y acrobacias", indicó a El País el maestro Martín Jorge, director titular de la Banda Sinfónica de Montevideo, quien además estará al frente de la agrupación. La iniciativa también abarca explicar qué es la dirección musical, e incluso se invita a un niño del público para hacer una pequeña prueba en ese terreno.

Ideado y coordinado por Mario Miller, el montaje también integra imágenes en una pantalla gigante, y todos los espectadores recibirán un libro de cuentos de obsequio (escrito por Eduardo Roland e ilustrado por Augusto Giussi), con el fin de fomentar la lectura y la cultura musical en los chicos. Para buscar familiaridad con el show, el repertorio estará compuesto por fragmentos musicales de conocidas películas, como El llanero solitario y Superman.

"Los distintos niños se ven fascinados por diversos instrumentos, porque los van a poder escuchar todos individualmente, y luego todos en conjunto", afirma el director, señalando que es sumamente eficaz la parte del espectáculo en que se hacen a los niños adivinanzas sobre distintos aspectos de la música.

Si bien la base musical del concierto es sinfónica y tiene partituras, por ejemplo, de Rossini, también suma formas populares, y mucha música de dibujos animados clásicos, que los chicos reconocen con facilidad. "Para estas presentaciones en el Solís vamos a hacer una selección de melodías de Gershwin para saxo y banda, donde de alguna manera se refleja cómo el saxo en el instrumento único de la banda, en comparación con la orquesta", señala Martín Jorge, agregando que el virtuosismo también estará presente en este programa infantil.

Martín Jorge asegura que "hace falta más educación musical en las escuelas, y de calidad. Una educación musical amplia, con una mirada panorámica, no solamente centrada en la música clásica o académica, sino también en las expresiones de música popular y folclórica. Es necesario muchísimo más: hoy por hoy tenemos la posibilidad de brindarles un acceso a la música que no había antes. Pero la práctica musical sigue siendo una parte esencial".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados